El Consejo de Sanidad del Partido Popular de Granada, órgano sectorial que plantea la política sanitaria dentro de la formación, criticó en su última reunión la precariedad de la atención médica en la provincia.
Este grupo de trabajo, formado por reputados miembros de la comunidad sanitaria, criticó que el médico del Centro de Salud tenga que ocuparse no solo del tratamiento del paciente, sino también del papeleo y la burocracia generados por los hospitales, lo que ralentiza el servicio y aumenta la carga de trabajo de los doctores.
Desde el día 1 de enero, «cualquier paciente ingresado en el hospital deberá acudir a su médico de familia para que sea este quien le dé la baja laboral». El Consejo denuncia la nueva situación por la que los médicos tendrán que perder parte de su tiempo en trámites burocráticos hasta poder conceder la baja al paciente, algo que perjudica a todas las partes.
El paciente deberá solicitar un informe al médico del hospital para que su doctor emita un parte de confirmación. Para el Consejo de Sanidad, «el problema surge si el paciente procede de un pueblo de la provincia y es ingresado en un hospital de Granada», puesto que deberá realizar desplazamientos desde Granada a su municipio de origen solo por un papel, que hasta ahora podían realizar los médicos del hospital, que son quienes atienden al paciente.
El Consejo de Sanidad del PP de Granada se reúne mensualmente para plantear propuestas alternativas al actual sistema sanitario y contribuir a mejorar la atención médica y los servicios de salud en Andalucía.
Información facilitada por PP Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí