GÜÉJAR SIERRA (GRANADA), 10 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Gúéjar Sierra (Granada) ha celebrado este jueves un emotivo acto en homenaje a Domingo Puente Marín, vecino del municipio y peluquero de la Base Militar de Armilla (Granada) que perdió la vida a los 52 años en una atentado perpetrado por ETA hace ahora 14 años.
Los hechos ocurrieron el 10 de febrero de 1997, cuando la banda terrorista colocó un coche bomba en la intersección de la carretera de Armilla con el Camino de Ronda, cuya explosión hizo volar por los aires la furgoneta militar en la que Domingo Puente, casado y con hijos, se desplazaba diariamente junto a sus compañeros a la base militar.
El acto de homenaje ha comenzado sobre las 12,00 horas frente a la casa consistorial con la presencia de unas 300 personas, entre las que se encontraban la corporación municipal al completo, familiares de Puente Marín, miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, así como vecinos del pueblo que han querido unir sus voces para condenar «la violencia, la amenaza y el silencio buscado por los asesinos en cada una de sus actividades criminales».
El homenaje ha estado dirigido por el concejal de Cultura, Guillermo Sánchez, que ha denunciado los acontecimientos que últimamente rodean al entorno terrorista como «el cese permanente de la acción terrorista de ETA y la reciente presentación de una candidatura política de la izquierda aberchale para concurrir en las próximas elecciones municipales».
En este sentido, el edil ha pedido cautela a la sociedad «ante estas promesas que no recogen la disolución de la banda, el abandono de las armas, el perdón a las víctimas o su arrepentimiento» y ha pedido al Gobierno de la nación que «no permita la legalización de este partido tras el que se esconde Batasuna».
A continuación, el concejal ha dado paso a la lectura de los textos premiados por el IV Premio literario Domingo Puente Marín «Por el cese definitivo de la violencia», una certamen en el que han participado más de setenta gúejareños de todas las edades y que pretende, a través de la palabra, plasmar el dolor, rechazo e incomprensión de los ciudadanos hacia la violencia terrorista.
Finalmente y tras los cinco minutos de silencio, la Plaza Mayor se enfundó en un emotivo aplauso en memoria su querido vecino Domingo Puente y a todas las víctimas del terrorismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí