GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de Instrucción número 8 de Granada ha autorizado a los dos hermanos de Weili Wu, la mujer de nacionalidad china que murió presuntamente a manos de su pareja el pasado jueves 13 de enero, a hacerse cargo del cuerpo de la víctima del primer caso de violencia de género en Andalucía de 2011 para que sea enterrada o incinerada y para que pueda ser trasladado a su país, han informado a Europa Press fuentes judiciales.
Los hermanos se desplazaron a Granada la pasada semana desde Italia después de las gestiones realizadas por la Policía Nacional y pidieron al Juzgado de Violencia sobre la Mujer Número 2 de Granada, que instruye el proceso, disponer del cadáver de la mujer, que deja a un hijo de seis años que reside en China.
Ahora es el de Instrucción 8, que se encargó del levantamiento del cadáver, el que ha dado la autorización, una vez que considera que no son necesarias más pruebas, después de que se practicara la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Granada, avanza el diario «Ideal» de Granada.
El Juzgado de Instrucción 1 de Granada decretó el pasado sábado 15 de enero prisión sin fianza para la pareja sentimental de la víctima, un ciudadano también de nacionalidad china, identificado como X.L. y de 32 años, acusado de un delito de homicidio.
El suceso tuvo lugar poco antes de las 20,28 horas del pasado jueves 13 de enero el interior de una tienda 24 horas de la calle Trajano de la capital granadina, cuando los vecinos del entorno alertaban a las autoridades de que desde el inmueble se percibían gritos y ruidos que inducían a pensar que en el interior se estaba produciendo una fuerte discusión entre al menos dos personas.
Una patrulla de agentes de la Policía Local de Granada se personó en el lugar, pero los funcionarios comprobaron que la puerta de acceso al negocio, destinado a la venta de golosinas y otros productos, estaba cerrada. Los agentes, no obstante, se introdujeron a través de una ventana en el interior de la tienda, donde descubrieron el cuerpo de una mujer de nacionalidad china que yacía boca abajo con una herida abierta en el cráneo. En el mismo inmueble, los policías hallaron a un hombre de la misma procedencia cuyo atuendo estaba ensangrentado y cuyas manos tenían heridas quizá fruto de un enfrentamiento.
Rápidamente, los agentes apresaron al sujeto requiriendo asimismo un equipo de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061 para atender a la víctima. No obstante, los facultativos sanitarios nada pudieron hacer por la mujer.
En el establecimiento se encontró también una losa de mármol que por el momento se considera el arma homicida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí