GUADIX (GRANADA), 12 (EUROPA PRESS)
El grupo parlamentario del PP presentará una Proposición No de Ley en la Cámara andaluza para que las Fiestas de San Antón de Guadix (Granada), que datan del siglo XVI, sean declaradas de interés turístico de Andalucía, según ha avanzado este miércoles el parlamentario Santiago Pérez, que es además alcalde de la localidad granadina.
En la proposición, consultada por Europa Press, el PP recuerda que muchas de las tradiciones de Guadix tienen su origen en el momento en el que la ciudad es ocupada por las tropas cristianas, una de ellas, la festividad de San Antón, que se desarrolla en torno a la ermita del mismo nombre. Se trata de una modesta construcción de estilo mudéjar, fechada en los albores del siglo XVI, si bien sus orígenes parecen remontarse a épocas anteriores ya que en su entorno ha aparecido restos de épocas anteriores.
La Fiesta de San Antón está ya fechada en el siglo XVI, y como otras tantas, su origen se relaciona con las tareas agrícolas y ganaderas. Los ganaderos de la ciudad acuden a la ermita del Santo para que les bendiga y guarde sus reses, en el especial los caballos y los cerdos.
En la tarde noche previa a la festividad, la ciudad se inunda de hogueras –luminarias– en honor al Santo. Se quema la leña procedente de la poda, así como enseres y desechos de madera. Las luminarias son un verdadero reclamo social y participativo, ya que en torno a ellas se arracima la gente, se reparte vino de la cosecha, se asan productos del cerdo –la típica careta–, se canta y se baila durante toda la noche, relata el PP en su propuesta.
A la mañana siguiente el protagonismo pasa en exclusiva al entorno de la ermita del Santo. En la era de piedra se instalan los típicos puestos con productos típicos como las zanahorias, caña de azúcar, higos pasas, dátiles, mandarinas. Es tradicional que las familias adquieran estos productos para consumirlos en sus domicilios, junto a la conocida olla de San Antón.
A mediodía, se celebra la tradicional misa en honor al Santo en donde se bendicen las roscas de pan y los animales; los caballistas acompañan la carreta del santo durante la procesión. Antes, durante y después de ella, deben de cumplir con la tradición de darle 9 vueltas completas a la ermita, «que durante todo el día es un hervidero de gente que participa de unos actos peculiares».
«Se trata sin duda de una fiesta que va a más cada año, a la que acuden muchas personas de fuera atraídos por las luminarias, su gastronomía, el vino de la nueva cosecha, los fuegos artificiales y el calor de los accitanos. Precisamente, son ellos, con su intensa y multitudinaria participación, con la proliferación de luminarias por toda la ciudad, los que están contribuyendo a hacerla cada día más grande. Es una fiesta cuyas características, costumbres, modos y actitudes de la gente, suponen un valor añadido al riquísimo patrimonio cultural de Andalucía», inciden los «populares», que por ello proponen que el Parlamento de Andalucía inste al Consejo de Gobierno a declarar la fiesta de interés turístico de Andalucía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí