Se presentaba en el lugar semidesnudo, bebiendo alcohol y fumando
GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de lo Penal número de 4 de Granada ha condenado a un año de cárcel a un hombre de 49 años que durante al menos diez meses se personó diariamente en un centro de salud de la ciudad «intimidando y acosando» al personal para que se «plegara a sus deseos como paciente», lo que causó un «intenso temor» entre la plantilla.
En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el juez atribuye al acusado, Francisco J.O.L., un delito de atentado, por el que también se le condena a la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de sus víctimas, sus domicilios y al centro de salud del barrio granadino de La Chana donde se produjeron los hechos.
El juez considera probado que Francisco estuvo personándose en el centro de forma ininterrumpida desde septiembre de 2006 hasta junio de 2007 en actitud «agresiva» para atemorizar al personal facultativo, lo que perjudicaba la prestación del servicio y creaba «desasosiego» entre el resto de pacientes.
Cada día, y «siempre sin respetar los turnos», esperaba a la administrativa y entraba al centro «semidesnudo, en ocasiones bebiendo alcohol o fumando» y normalmente en un estado de «gran alteración». Una vez dentro, irrumpía sin consentimiento en las consultas médicas e insultaba a los facultativos con palabras como «escoria» o «puta».
De hecho, llegó a acorralar a una de las doctoras contra la pared para que le atendiera ella en lugar del enfermero mientras lanzaba sillas contra otro profesional que se encontraba también allí.
En particular, la doctora que lo tenía asignado como paciente «sufrió diariamente» que el acusado se personara violentamente en su consulta, insultándola y amenazándola de muerte, llegando una vez a bajarse los pantalones en su presencia al tiempo que en voz alta le repetía que «se iba a acordar de él cuando se metiera en la cama» y que «iba a tener un hijo suyo».
Al menos en una ocasión la persiguió hasta su vehículo particular dando gritos detrás de ella, lo que infundió gran temor en la profesional, que llegó a pedir el traslado a otro centro de salud para evitar enfrentarse con el acusado.
Según añade la sentencia, Francisco J.O.L. presenta trastorno antisocial de la personalidad, trastorno límite de la personalidad, episodios depresivos, maniacos y psicóticos breves que unidos al consumo de sustancias provocan una gran perturbación en sus capacidades cognitivas, por lo que el fallo aprecia la eximente incompleta de alteración psíquica y le obliga a someterse a una tratamiento adecuado para su patología durante el tiempo de condena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí