GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha solicitado una pena de cuatro años y cinco meses de cárcel para una cobrador de morosos acusado de apoderarse de parte del dinero que consiguió recaudar de los deudores durante el tiempo en que estuvo trabajando para la empresa que explota la marca «El Buda del Moroso».
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, el procesado, de iniciales A.L.M., ejerció para su empresa, ubicada en Granada, como jefe de cobros, cargo por el que debía supervisar y cobrar cantidades a deudores y que le obligaba a poner a «inmediata disposición» de la compañía el dinero recibido.
Sin embargo, en un periodo comprendido entre noviembre de 2005 a mayo de 2007, y «movido por el ánimo de obtener un ilícito beneficio económico» y «quebrantando la confianza en él depositada» se apoderó de un total de 12.600 euros que debía entregar a su empresa.
En unas ocasiones, una vez efectuado un cobro personal en efectivo, se apropiaba de la cantidad total recibida, ocultándolo a su empresa, y en otras, incorporaba a su patrimonio la diferencia existente entre el dinero entregado por el deudor y lo que el acusado conscientemente declaraba haber recibido, extendiendo en estos casos un recibo firmado por él mismo u otra persona a su nombre y por su encargo en el lugar reservado para el deudor «simulando» así su firma.
En otros casos, para obtener inmediata liquidez, retrasó la entrega del dinero recibido, creando para ocultar la fecha real un nuevo recibo de modificación de este dato, imitando también la firma del deudor. Llegó incluso a hacer recibos en los que hacía constar una cantidad menor a la que realmente había recibido, falsificando también la firma de la persona que tenía la deuda.
Por ello, la Fiscalía le atribuye un delito continuado de apropiación indebida y otro continuado de falsedad en documento mercantil, por los que será juzgado el próximo 28 de enero en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.
El procesado se enfrenta, además de a la pena de cárcel, al pago de una multa de 2.160 euros y la indemnización de 12.600 euros a la empresa para la que trabajaba. El hombre ya fue condenado en 2003 por un Juzgado de lo Penal de Granada por un delito de falsificación en documento mercantil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí