IU acusa al Ayuntamiento de «aliarse» con el «mobing» inmobiliario y promover la «especulación urbanística»
GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
El grupo municipal de IU ha registrado este miércoles en el Ayuntamiento de Granada un total de 1.450 firmas de ciudadanos contrarios al cierre de la taberna La Sabanilla, abierta desde 1883 y actualmente cerrada por una orden de la Gerencia de Urbanismo para «rehabilitar» el edificio en el que se encuentra, catalogado por el Plan Especial Centro.
Según la Plataforma que se ha constituido para pedir su reapertura, «Salvemos La Sabanilla» hace seis años que la Gerencia hizo su primera inspección técnica y desde entonces «no se ha hecho la rehabilitación pertinente, y a día de hoy se ha producido un deterioro por abandono, hasta pretender la ruina urbanística de todo el edificio».
«El tiempo pasa y los plazos dados por el Ayuntamiento no se están cumpliendo. Actualmente, ningún obrero trabaja en el edificio desde el 3 de Agosto, fecha en que se cerró el local», señala la plataforma en su web http://salvemoslasabanilla.blogspot.com/, en la que solicita «que se tomen las medias oportunas, para que el edificio se rehabilite adecuadamente y en el menor tiempo posible, y la taberna la Sabanilla pueda volver abrir sus puertas manteniendo su carácter tradicional de siempre».
Según el portavoz del grupo municipal de IU, Francisco Puentedura, la taberna debe ser protegida «por pertenenecer al patrimonio cultural de la ciudad». «Lejos de cumplir con esta misión, el equipo de gobierno permite la declaración en ruinas del edificio, sin que se haya enviado una notificación a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, organismo a quien también compete la protección de este edificio catalogado».
Puentedura ha criticado que el Ayuntamiento se convierta con su «pasividad» en «aliado del mobing inmobiliario», promoviendo además «la especulación urbanística» y permitiendo «un negocio lucrativo de los propietarios que no rehabilitan el edificio». A tenor de lo expuesto, ha recordado que fue en 2004 la fecha en que se plantearon problemas estructurales en el edificio y que, después de seis años, aún no se ha procedido a la rehabilitación del mismo.
Por su parte, Francisca Ruiz, inquilina de la taberna, se queja de que se haya procedido a la declaración de ruina sin que los técnicos de urbanismo hayan revisado el apuntalamiento actual del edificio. Además, califica la declaración de «subjetiva», en referencia tanto a los costes de reparación como a la tasación del edificio, que se cifra en 180.000 euros y que considera por debajo de su valor real.
Las inquilinas, que llevan gestionando la popular taberna desde 1.987, son las principales perjudicadas de esta actuación. A pesar de contar con un contrato indefinido prorrogable, las arrendadas pierden sus derechos de alquiler, frente a la oficina inmobiliaria que continúa figurando como propietaria.
Ruiz ha informado de que durante 2007 se puso un andamio en el establecimiento y que permaneció todo el año como motivo decorativo sin que se le diera uso alguno. El siguiente paso en falso para la rehabilitación se llevó a cabo el pasado tres de agosto, fecha en la que se desaloja el edificio y se procede al cierre y desde la que sólo se ha procedido a su apuntalamiento.
Con tales antecedentes, el portavoz de IU no se explica «cómo se ha ido construyendo tal trasunto de plazos incumplidos» y por qué se ha dejado tanto margen a los propietarios. Teme por ello que el equipo de gobierno les prorrogue otro año más la exigencia de rehabilitación. «Con todo ello, el cierre de la Sabanilla parece estar resultando en balde y no sirve más que para perjudicar a sus inquilinas y a los muchos granadinos que desean disfrutar de sus servicios», ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí