GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
El hombre acusado de asesinar a martillazos en noviembre de 2004 a un hombre de 61 años en su casa-cueva de Villanueva de las Torres (Granada) ha negado haber participado en la agresión mortal y ha culpabilizado a su amigo, que precisamente ya fue condenado por el crimen a 30 años de prisión en un juicio anterior.
Marius S.L., de nacionalidad rumana, se enfrenta a un total de 34 años y diez meses de prisión por un delito de asesinato, otro de robo con violencia, y un tercero de homicidio en grado de tentativa, por los que, de ser condenado, deberá afrontar al pago de 60.000 euros para los hijos del difunto y 15.000 para su viuda.
El inculpado, de 30 años, ha asegurado este martes ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Granada que lo enjuicia que aquel 6 de noviembre se dirigió con su compatriota Daniel L.G. a la casa del «viejo», como lo ha llamado, y que comenzó a hacer la comida. Mientras estaba en la cocina escuchó entre su amigo y el propietario de la cueva, que los había invitado a alojarse en su vivienda temporalmente, una «discusión verbal muy agresiva».
En un momento dado el procesado, que ha tenido que declarar a través de una intérprete, salió a fumarse un cigarrillo al exterior de la cueva, por lo que no pudo ver qué ocurría dentro. Él, ha dicho, sospecha que en ese momento su amigo Daniel L.G. propinó los golpes mortales al hombre. Según ha explicado su joven amigo, de 20 años, salió «precipitadamente» de pronto de la cueva con una mochila y dejó la llave escondida «para que cuando volviéramos de la discoteca no molestáramos al viejo».
Los dos, ha dicho el encausado, se fueron a un bar a tomar unas cervezas cuando Daniel L.G. vio de pronto el coche «de un amigo» y se fue a hablar con él. Según la versión de Marius S.L., el propietario del coche comenzó a hablar con Daniel L.G. y de pronto ambos empezaron a discutir y pelearse. Él decidió meterse en la pelea «para separarlos» y en el transcurso de la trifulca pegó «cuatro puñetazos al propietario del coche», al que, según ha asegurado, «no tenía intención de matar».
Después su amigo y él abandonaron al herido y se marcharon con su coche, si bien sufrieron un accidente producto del «nerviosismo» con el que conducía Daniel L.G. Al sufrir el siniestro, los dos se fueron a pie hasta un pueblo, donde cogieron un autobús hacia Madrid. «Yo había venido a España a trabajar y no conocía el idioma, al único que conocía era a Daniel», ha indicado.
Los forenses que hicieron la autopsia al cuerpo del fallecido han señalado a la Sala que el hombre recibió un total de diez golpes de un martillo u otro objeto contundente similar, cinco de ellos en cara y cabeza que fueron mortales. Además, la médico que revisó el parte médico del otro herido, el propietario del coche robado, ha apuntado que las lesiones que sufrió, que le produjeron un traumatismo craneoncefálico, pusieron «en riesgo su vida», puesto que, de no haber sido atendido con celeridad, podría haberse agravado su situación.
El hombre que resultó herido, J.M.P., que había ido a Villanueva de las Torres a echarle de comer a un perro a un corral, ha relatado que aquel día los dos individuos se dirigieron hacia él para decirle que le iban a robar el coche, a lo que él se negó. En ese momento, Marius S.L. se «abalanzó» sobre él y comenzó a darle puñetazos, mientras que el otro joven le «pinchó» por la espalda con un objeto punzante. Intentó huir, pero los golpes le habían dejado «semi-inconsciente», por lo que cayó al suelo, desde donde ya dijo a sus agresores que «podían llevarse el coche». Éstos, ha explicado, le dijeron que efectivamente se lo iban a llevar, pero que antes lo iban a matar, y siguieron golpeándole con puños e incluso piedras.
El juicio está previsto que quede este martes visto para sentencia.
ESCRITO DE ACUSACIÓN DE LA FISCALÍA
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, Marius S.L., de 30 años, y Daniel L.G. –condenado por un delito de asesinato con ensañamiento, otro de homicidio en grado de tentativa y dos delitos de robo con violencia– llegaron a Villanueva de las Torres sobre las 13,00 horas del 4 de noviembre de 2004 y se presentaron en el domicilio de M.V.M., una casa-cueva. El joven ya condenado conocía a M.V.M. porque había residido anteriormente con su padre con motivo de la recogida de la aceituna en la casa de su hermano, A.V.M.
Dos días después, alojados ambos en la casa de la que sería después su víctima, Daniel salió del domicilio y se dirigió a la casa de A.V.M., y le requirió a su mujer las llaves de la casa-cueva donde había permanecido anteriormente con su padre.
Una vez de regreso a la casa de M.V.M., se inició una discusión de Marius y Daniel con éste, a la que siguió un registro «violento» de los cajones y enseres del dormitorio de la vivienda. La riña continuó aún en tono más amenazante y llevó a los procesados a golpear «de forma sorpresiva» y hasta en cinco ocasiones con una «machota» de albañil en la cabeza a M.V.M.
Los dos continuaron dándole golpes en el cuello «de forma cruenta», para, «una vez inconsciente y totalmente vencida la víctima», arrastrarla hasta la cueva almacén de la vivienda, golpeándole de nuevo «con el ánimo de acabar con su vida». Como consecuencia de «tan brutal agresión», señala el fiscal, le causaron la muerte a su anfitrión y después abandonaron el domicilio no sin antes sustraer «con manifiesto ánimo de ilícito lucro diversos objetos del fallecido.
DESPUÉS DE MATAR A SU ANFITRIÓN ROBARON UN COCHE
Más tarde, sobre las 23,00 horas, se dirigieron hacia otra calle del mismo pueblo, donde le dijeron a un hombre que «se iban a llevar su coche». Al negarse el propietario del vehículo, comenzaron a agredirlo, golpeándolo con un objeto contundente en el costado y en la espalda.
El hombre, de iniciales J.M.P., trató de escapar, pero fue alcanzado a pocos metros y golpeado de nuevo y agredido con un objeto punzante, todo ello «con ánimo de acabar con su vida», dejándolo inconsciente y malherido.
Así, le sustrajeron el coche para emprender la huida precipitada del lugar, lo que motivó que sufrieran un accidente y abandonaran el vehículo, que después fue recuperado. Después el más joven de los dos fue detenido, procesado, enjuiciado y condenado, mientras que el otro, fue arrestado con posterioridad en virtud de una orden de busca y captura internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí