GRANADA, 20 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido en la localidad granadina de Churriana de la Vega al presunto autor de los disparos que hirieron de gravedad a tres personas en Moraleda de Zafayona en el transcurso de una reyerta ocurrida en julio de 2009.
El detenido, un hombre de 50 años, está acusado de tres delitos de homicidio en grado de tentativa, de un delito de tenencia ilícita de armas y de un delito de aborto, ya que una de las víctimas en aquella reyerta era una mujer embarazada que a consecuencia de los disparos recibidos perdió el bebé que esperaba.
La detención se produjo durante la madrugada de ayer domingo en las inmediaciones de la plaza de La Rosaleda de Churriana de la Vega. La Guardia Civil observó que una persona al llegar a la plaza se sorprendió al ver a los agentes allí desplegados, intentó ocultar su cara con un paraguas abierto, hizo un giro de ciento ochenta grados y huyó a la carrera, informa en un comunicado el Instituto Armado.
Los guardias civiles salieron tras el fugado y consiguieron alcanzarlo doscientos metros después en las inmediaciones del cementerio. Justo antes de darle alcance el detenido se giró y echó mano al bolsillo derecho de su pantalón intentando extraer un revolver, pero tropezó y cayó y los agentes consiguieron reducirlo antes de que sacara el arma.
Una vez reducido, la Guardia Civil comprobó su identidad y supo entonces que era la misma persona a la que se buscaba desde julio de 2009 por el tiroteo ocurrido en Moraleda de Zafayona.
VACIÓ EL CARGADOR
El suceso ocurrió sobre las 8,00 horas del día 23 de julio del 2009. El hombre ahora detenido se encaró con un matrimonio y con su hija embarazada y les disparó hasta que vació el cargador de la pistola: nueve disparos que dejaron heridos de gravedad al padre, que recibió cuatro disparos en el pecho, y a la joven embarazada, quien finalmente perdió el hijo que esperaba. El detenido desde entonces y hasta ayer por la noche ha permanecido huido.
El arma recuperada por la Guardia Civil no es la misma que el detenido utilizó en el tiroteo: es un revólver del calibre 7,62, que en el momento de la detención iba municionado con siete cartuchos y dispuesto para disparar. Dicho revólver no figura en las bases de datos del Instituto Armado; no obstante se está investigando su procedencia.
La detención de este peligroso delincuente la han realizado guardias civiles del Grupo de Reserva y Seguridad de Sevilla que se habían desplazado a esta Comandancia para realizar servicios de refuerzo de la Seguridad Ciudadana.
Tras la detención se han encargado de las posteriores diligencias los agentes del equipo de homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Granada, los mismos agentes que en su día llevaron la investigación posterior al tiroteo.
Además de por los delitos mencionados, el detenido estaba reclamado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1, de Loja (Granada), que ordenaba su búsqueda y detención.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí