PSOE e IU reclaman que se especifique la fórmula de pago a Rober e Inagra como recomienda el interventor municipal
GRANADA, 20 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada ha aprobado inicialmente en pleno extraordinario sus presupuestos para 2011 con los 16 votos a favor del equipo de gobierno, del PP, y los once en contra de la oposición (PSOE e IU), que ha tachado el documento de «ficticio» y advierte de que la previsión de ingresos está «inflada» y «compromete» la prestación de servicios básicos.
El presupuesto consolidado de la capital para el próximo ejercicio asciende a 311 millones de euros de ingresos y 299,3 millones de gastos, un 2,7 por ciento menos que en el ejercicio anterior, aunque si se excluyen los organismos autónomos y empresas municipales, la cifra se rebaja hasta los 269,5 millones de euros de ingresos y 262,7 de gastos, lo que supone un 1,03 por ciento menos.
Durante su exposición, el concejal de Economía en el Ayuntamiento, Juan Antonio Mérida (PP), ha explicado que la elaboración del documento ha estado condicionada por el incremento de competencias indirectas, el descenso de la actividad económica a causa de la crisis y la menor participación de la entidad local en los ingresos del Estado.
Concretamente, el Ayuntamiento prevé recibir unos 57,03 millones de euros por este concepto en 2011 aunque deberá devolver más de 22 millones a las arcas centrales por el desfase en el cálculo del Gobierno durante 2008 (5,7 millones de euros) y 2009 (16,03 millones).
El inicio de la sesión ha estado marcada por la enmienda a la totalidad del presupuesto impulsada por el grupo municipal de IU y la solicitud de aplazamiento del debate realizada por los socialistas, aunque tras la exposición ambas propuestas han sido rechazadas por el PP, que gobierna en mayoría absoluta.
Entre las razones de IU para pedir la retira de los presupuestos, el edil Francisco Puentedura ha hecho hincapié en la tendencia creciente de la presión fiscal a los granadinos –cien euros más desde que el gobierna el PP– y su escaso traslado a la mejora de los servicios de limpieza, transporte público o mantenimiento de jardines, entre otros.
Asimismo, el edil ha advertido de un exceso de optimismo en la previsión de ingresos del equipo de gobierno local, que a su juicio ha «inflado en un 14 por ciento» las estimaciones de cobro derivadas de impuestos, tasas y multas.
El concejal ha criticado especialmente que se haya previsto obtener hasta 17 millones de euros en concesiones y aprovechamientos urbanísticos cuando «el año pasado» apenas se alcanzaron los 700.000 euros de ingresos por este concepto y que «sean esos cobros ficticios» los que vayan a condicionar el presupuesto de la Gerencia de Urbanismo para ejecutar mejoras en la ciudad.
INFORME DEL INTERVENTOR
Por su parte, el grupo municipal socialista ha considerado, y así lo solicitado al pleno, que antes de debatir la aprobación inicial del presupuesto se dé cumplimiento a la petición del interventor municipal, que insta a que se realice una relación de los acreedores del consistorio y de las deudas que mantiene con las empresas adjudicatarias de servicios –unos 40 millones a Inagra y más de 20 a Rober– así como la fórmula de pago que se pretende llevar a cabo para solventarla, ya que este gasto previsto «no tiene consignación presupuestaria».
Desde los grupos de la oposición temen que el pago a las empresas concesionarias de los servicios públicos, entre las que también se encuentra Cespa, vaya a depender de lo que se logre ingresar en las arcas municipales, lo que a su juicio podría no sólo impedir el pago sino también aumentar la deuda y los intereses derivada de la misma, con el consecuente perjuicio para la calidad del servicio.
Respecto al incremento de la presión fiscal, la edil Carmen García Raya ha asegurado que los impuestos, tasas y precios públicos han pasado de suponer 200 euros al año para cada granadino en 2003 a 760 euros en el ejercicio presupuestario que empieza, esto es, cuatro veces más.
«Y pese a ello hay cientos de empresas sin cobrar obras del periodo 2003-2007; los «servicios públicos no mejoran» y la entidad local «no tiene dinero para tirar de ni un solo proyecto de calado para la ciudad», ha argumentado Raya, que ha tachado de «cobarde, ficticio e imposible de cumplir» el documento.
CIFRAS
Así, aunque la oposición afirma que se podrían realizar algunos recortes por valor de 2,7 millones de euros en lo referente a los sueldos de corporativos y altos cargos, horas extras de Policía Local o viajes, el edil de Economía se ha mostrado contrario a introducir algunas de estas recomendaciones y se muestra convencido de que el documento ya «optimiza el gasto al máximo».
Así, los gastos corrientes ascenderán a 230,5 millones de euros frente a los 234,5 del pasado año –un 1,7 por ciento menos– aunque esta tendencia no se reflejará en los gastos de servicio, que han subido un 4 por ciento hasta alcanzar los 89,5 millones de euros a causa de la última subida del IVA, la cual «aparecerá reflejado en todas las facturas y hay que asumir».
En contraposición, los gastos de personal caen un 4,68 por ciento y se sitúan en los 87,8 millones de euros, mientras que los protocolarios se quedarán en 16.000 euros, un 20 por ciento menos, y los del área de Relaciones Institucionales experimentarán un descenso del 38,4 por ciento.
Por concejalías, la que contará con mayor presupuesto será la de Personal, con 87,8 millones de euros (representa un 34 por ciento en el conjunto del documento); seguida de la de Mantenimiento, con 59,3 millones (22,5 por ciento), Movilidad, con 13 millones de euros; Bienestar Social, con 19,4 millones de euros y Cultura, con 5,6 millones de euros, que reducirá su aportación en la gran parte de los festivales para poder mantenerlos todos.
Educación contará con un presupuesto de 2,67 millones de euros, mientras que Medio Ambiente se quedará con 2,8 millones de euros, Protección Ciudadana con 6,1 millones de euros, y Juventud 481.000 euros.
(EUROPA PRESS)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí