GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)
La capilla ardiente instalada en el Teatro Isabel la Católica de Granada con los restos mortales de Enrique Morente ha congregado en este miércoles a más de 2.000 personas que han querido dar su último adiós al cantaor, entre ellas muchos amigos, como Luis García Montero, Almudena Grandes, Miguel Ríos, Marina Heredia, Curro Albaicín, Tatiana Garrido o Paco Ibáñez.
Desde pasadas las 13,30 horas lleva abierta la capilla, donde aún a las 16,00 sigue recibiendo un goteo de ciudadanos con ánimo de trasladar su pésame a la familia Morente y mostrar sus respetos ante el féretro del fallecido. Uno de los últimos en llegar ha sido el cantautor Paco Ibáñez, que sobre las 15,15 horas entraba en el teatro.
Además, han sido muchos los vecinos del Albaicín, barrio que vio nacer allá por la Navidad de 1942 a Morente, los que se han acercado al céntrico edificio, y otros tantos allegados y conocidos los que a lo largo del día han hecho llegar sus coronas de flores a la capilla, entre ellos el guitarrista de jazz estadounidense Pat Metheny, que ha compartido escenario musical con Morente.
En el interior del teatro, el féretro se sitúa en el centro del escenario flanqueado por cuatro grandes candelabros y rodeado por la familia del cantaor, entre ellos su viuda e hijos, que han llegado a derrumbarse mientras autoridades y amigos les trasladaban sus condolencias. Al fondo, una gran fotografía del cantaor en el Patio de los Leones preside la sala.
En la entrada, los miles de ciudadanos que hacían cola para entrar en la capilla han podido despedirse del cantaor a través de varios libros de condolencias, donde prácticamente la mayoría quería dejar patente su dolor por esta «repentina e injusta» muerte, como muchos han dejado escrito.
A las 16,30 horas tendrá lugar un homenaje a puerta cerrada en el que Luis García Montero dedicará a la memoria del cantaor unas palabras, y Laura García-Lorca de los Ríos leerá el poema de su tío «Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías».
Para García Montero, que ha atendido a los numerosos periodistas congregados a las puertas de la capilla, Morente era una persona «que demostraba que no se pueden hacer distinciones entre la cultura popular y la cultura de la gente académica y culta», puesto que sabía «escoger muy bien» un poema de San Juan de la Cruz, como de Rafael Alberti o María Zambrano y cuando elegía una letra popular, del folclore, lo hacía también de una manera «llena de elegancia».
«Fallan las palabras, hay situaciones donde las palabras son insuficientes. Morente tenía una elegancia natural, la vida fue su gran maestra, le enseñó muchas cosas, la dignidad, la sencillez y la humildad», ha señalado.
Aproximadamente a las 17,00 horas el féretro será trasladado por la Cuesta de Gomérez, atravesando la Alhambra, hasta el cementerio de San José. En el camposanto está previsto que el cantaor sea enterrado en una tumba junto al panteón de personas ilustres, en el Patio de San Antonio. Será en un acto privado, sólo abierto a la familia y a los más cercanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí