GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
La Policía Nacional mantiene abiertas «todas las vías» para esclarecer el posible asesinato de J.M.R., el hombre que el pasado viernes falleció a consecuencia de recibir dos disparos en el punto que el juez había fijado para que pudiera recoger a su hijo, en la calle Monachil del barrio granadino del Zaidín. La investigación, ha dicho el jefe superior de Policía de Andalucía Oriental, Pedro Luis Mélida, «sigue su curso» y se espera que dé resultados «lo antes posible».
En declaraciones a los periodistas en Granada, Mélida ha señalado que los testigos apuntan a un hombre como el presunto autor de los disparos, su bien «no se descarta nada». El jefe de Policía no ha querido avanzar si la investigación se centra o no en el círculo más cercano de la víctima, que era natural de Loja y tenía 43 años.
Según los primeros indicios, el hombre fue herido con un arma de fuego por parte de una persona «con peluca, una mochila y una cazadora blanca» que se le acercó por la espalda y «sin mediar palabra» le disparó acabando con su vida.
El suceso tuvo lugar sobre las 17,45 horas en la calle Monachil, desde donde algunos vecinos alertaron al centro coordinador de emergencias del 112 de que «habían escuchado disparos en la calle», por lo que se movilizó a los servicios sanitarios, así como a la Policía Local y la Nacional, que se hizo cargo de la investigación.
La primera persona a la que se le prestó declaración fue la propia ex mujer del fallecido, que se encontraba en las inmediaciones del lugar del suceso, ya que tenía que acudir para dejar a su hijo al punto de encuentro familiar. Tras quedar en libertad sin cargos, los agentes indagan en el círculo más cercano del difunto, que este domingo fue enterrado en su localidad natal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí