La jornada, que dió comienzo a las doce de la mañana con la inauguración del evento a cargo del alcalde de la localidad, Pedro Clavero, se extendió hasta bien entrada la tarde, con la elaboración de una queimada. A lo largo de las horas que duró la feria, pasaron por las instalaciones más de 2.000 personas que pudieron degustar, cuantas veces quisieron, los ricos caldos de Gójar. Para ello, el Ayuntamiento repartió copas de cristal, al módico precio de dos euros, junto con un plato de embutidos.
En esta ocasión una veintena de vinateros expusieron sus vinos para el deleite de los visitantes. Junto a ellos y para completar el gran abanico de tapas, la asociación de mujeres pasó toda la mañana elaborando unas ricas migas, acompañadas de chorizo y tocino. Así mismo, aprovecharon la ocasión para vender dulces caseros. Como explica la concejala de Cultura, Mercedes Garzón, «estamos muy satisfechos de cómo ha ido todo. Ha habido una participación inmensa, tanto es así que al final se acabó con las existencias de todo lo que se había reparado».
Otro colectivo, que también tuvo protagonismo, fue la Banda de Música que, tras interpretar, de forma magistral, una serie de obras además del Himno Nacional, elaboró un estupendo arroz para todos los asistentes.
Junto a ellos expusieron y pusieron a la venta sus productos los comercios de comestibles del municipio Distribuciones Guerrero, Arpalau, Tetinos así como el restaurante Al-Andalus
Información facilitada por Ayuntamiento de Gójar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí