Lamenta «profundamente» que «por una causa política» el Estado y la justicia estén perdiendo «tiempo y dinero»
GRANADA, 02 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha mantenido su petición de once años de inhabilitación para empleo o cargo público para el ex diputado del PP José Luis del Ojo, al que le atribuye un delito continuado de prevaricación en su etapa de concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Ogíjares (Granada) por contratar varias obras municipales de manera supuestamente irregular «a sabiendas» de la ilegalidad del procedimiento utilizado.
Durante la tercera y última sesión del juicio que se ha seguido contra Del Ojo en la Audiencia de Granada, que ha quedado visto para sentencia, el fiscal ha incidido en que el ex diputado adjudicó «de forma verbal» trabajos en varias calles adyacentes al Ayuntamiento y en el propio edificio consistorial fraccionándolos como si se trataran de obras menores, a pesar de que se ejecutaron en el mismo lugar, el mismo lapso de tiempo y por la misma empresa, para «poder adjudicárselos a la que él quisiera» y evitar la concurrencia de otras.
Asimismo, Del Ojo consiguió «engañar» al que en aquella época, en verano de 2005, era el alcalde en Ogíjares, Francisco Plata (ex PP hoy del independiente APPO), y le aseguró que estas obras contaban con el visto bueno del secretario y de la interventora cuando no era así. «Era falso que hubiera procedimiento, porque como declararon estos testigos, no había ningún papel, con lo que se adjudicaron las obras de manera ilícita», ha señalado el fiscal, que ha resaltado el «papel preponderante» y la importancia de Del Ojo dentro del propio Ayuntamiento.
También en la adjudicación de la construcción de la Casa de la Cultura a la empresa UCOP, Del Ojo, considera el Ministerio Público, hizo sus «triquiñuelas» y le otorgó un contrato por valor de 600.000 euros cuando el coste real de la obra era «muy superior», «disfrazando» también en este caso el procedimiento para que ninguna otra empresa pudiera presentarse al concurso.
El PSOE, personado como acusación particular, ha señalado por su parte que las distintas sesiones del juicio y las declaraciones de testigos y peritos han puesto de manifiesto que «nos encontramos ante unos hechos escandalosos» y que Del Ojo incumplió «sistemáticamente» las normas de manera además «intencionada». De hecho, ha indicado el letrado, el ex diputado tiene «pleno conocimiento» de la Ley de Contratos, como ha demostrado justamente en este juicio, con lo que no puede alegar que «ignoraba» los procedimientos legales a seguir en la adjudicación de las obras en cuestión.
En la misma línea se ha pronunciado el representante legal del Ayuntamiento de Ogíjares, también acusación particular en la causa, que considera que se confirma que los «indicios racionales» de delito que ya contempló la propia Audiencia Provincial de Granada cuando reabrió el caso que había sido archivado se han confirmado como «prevaricadores». «La actuación de Del ojo fue negligente, ilegal e injusta y además a sabiendas de ello», ha dicho.
INFORME DE LA DEFENSA
La defensa del ex diputado, que insiste en su petición de libre absolución para el imputado, ha pedido a la Sala que examine los testimonios de algunos de los testigos que han pasado por la Sección Primera en estos días porque «han mentido» y podrían haber incurrido en un delito de falso testimonio en causa penal. Concretamente, se ha referido al secretario, a la interventora municipal y al ex alcalde.
Según el abogado, no es cierto que no existiera expediente de las obras de las calles, ya que consta en los propios autos que éstas contaban con consignación presupuestaria, certificaciones y facturas, todas ellas con las firmas del secretario y la propia interventora.
Asimismo, ante la insistencia de las acusaciones en que Del Ojo era conocedor del proceso que se había de seguir en la contratación de obras, el letrado ha recordado que su defendido no es técnico ni jurista, sino médico, y que su conocimiento de la ley responde al estudio de la causa que Del Ojo ha hecho durante estos últimos seis años.
Haciendo uso de su derecho a la última palabra, Del Ojo, que ha estado tomando notas durante toda la sesión, ha dejado de lado su pequeña libreta y ha dicho «lamento profundamente que por una causa política y por venganzas personales ustedes –los magistrados de la Sección Primera– y el Estado español estén perdiendo tiempo y dinero». «No se busca la verdad, sino mi inhabilitación como político», ha apuntado el ex diputado, cuyas palabras han dejado el juicio visto para sentencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí