GRANADA, 29 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido a dos jóvenes, de 19 y 26 años, acusados de haber perpetrado en tan sólo un mes y medio una veintena de robos en viviendas de la localidad granadina de Armilla, a las que accedían a través de los balcones o ventanas de los edificios.
En el marco de la denominada «Operación Saltarín», los agentes encargados de la investigación han determinado que los ahora arrestados, que habían ocasionado un clima de inseguridad en Armilla, se repartían las tareas para perpetrar sus robos. El más joven, según ha informado el Instituto Armado en una nota, era el que entraba a robar en las casas y el segundo el que luego, a cambio de unos euros, vendía la mercancía robada en comercios granadinos.
El primero escalaba los muros que dan acceso a los patios interiores de las viviendas asaltadas, o tras escalar a algún balcón, terraza, ventana superior e incluso, en uno de los casos, tras escalar al tejado de la casa, desde allí a un aparato de aire acondicionado, y desde éste a un balcón por el que finalmente, tras forzar la puerta accedió al interior.
De las viviendas se llevaba fundamentalmente joyas, relojes y dinero, pero también televisiones, vídeo consolas, teléfonos móviles, ordenadores portátiles, otros dispositivos informáticos, aparatos musicales, cámaras fotográficas, cámaras de vídeo y zapatillas de marca.
La investigación la ha llevado a cabo el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Armilla, quien inició sus pesquisas tras el primer robo, cometido el pasado día 8 de octubre, por el que uno de los detenidos se apoderó de joyas, de un reloj, de una cámara de fotos, de dos objetivos fotográficos, de un reproductor MP4 y de 550 euros en metálico.
El último robo que se les imputan a los detenidos se cometió el pasado día 24 de noviembre en una vivienda a la que accedieron tras escalar hasta el piso superior y forzar los pestillos de una de las ventanas, apoderándose de un disco duro, un ordenador portátil y una cámara de fotos.
Los agentes de Policía Judicial han ido recopilando huellas y otras pruebas durante las inspecciones oculares en las viviendas asaltadas que han servido para poner nombre y apellidos al presunto responsable de los robos: el joven de 19 años, pues ya contaba con antecedentes policiales.
Una vez identificado y detenido el más joven de los dos, la Guardia Civil supo que el otro joven se encargaba de vender en Granada la mercancía robada, por lo que también fue detenido.
Tras las detenciones, los agentes del equipo de Policía Judicial realizaron dos registros domiciliarios en la localidad de Armilla y recuperaron una gran cantidad de los objetos robados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí