El templo, construido en la segunda mitad del siglo XVI, es uno de los más representativos de la última fase de la arquitectura mudéjar de la ciudad
SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)
El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de monumento, la Iglesia de San Pedro y San Pablo en Granada. Este templo, construido en la segunda mitad del siglo XVI, es uno de los más representativos de la última fase del mudéjar granadino y conserva un importante conjunto de bienes muebles.
Ubicada en una pequeña isleta sobre el cauce del río Darro, bajo la silueta de la Alhambra y cerca del barrio del Albaicín, la iglesia ocupa el solar de otra levantada anteriormente sobre la mezquita de los Baños. En su construcción intervinieron maestros de reconocido prestigio en la época como Juan de Maeda, Pedro de Solís y Pedro de Orea.
El templo presenta planta de cruz latina inscrita en un rectángulo. La nave principal, abierta a ambos lados a través de grandes arcos de medio punto, se completa con nueve capillas adosadas, cinco en el lado izquierdo y cuatro en el derecho. El crucero, precedido por un arco, destaca del resto del edificio tanto en altura como en amplitud y presenta dos capillas con sendos retablos de estilo clásico.
Por su parte, la capilla mayor, de planta rectangular y elevada sobre un podio con escalinata, alberga en el centro un tabernáculo de madera dorada, obra del siglo XVII que imita un edificio clásico, con frontón con el símbolo del Espíritu Santo y cúpula semiesférica para el sagrario. El interior de la iglesia cuenta con uno de los mejores conjuntos de armaduras de estilo mudéjar, entre las que sobresalen especialmente los artesonados de la nave principal y del crucero, con decoración de limas, lazos, estrellas, aspas, abanicos y piñas de mocárabes.
FACHADA PRINCIPAL
La fachada principal, abierta a los pies del templo, presenta tres alturas diferenciadas en orden descendente desde la torre al cuerpo de las capillas laterales. Su portada principal se inspira en el modelo manierista de la de la Real Chancillería de Granada y está formada por un arco semicircular, flanqueado por dos pares de columnas corintias, sobre el que se desarrolla un entablamento con friso y frontón curvo, además de un segundo cuerpo con una hornacina triangular para las imágenes de los santos titulares.
La fachada está precedida por una pequeña plaza irregular, cerrada por una reja y en cuyo centro se sitúa una cruz de piedra sobre un pedestal. Este espacio también se incluye en la delimitación del monumento. A la izquierda de la portada principal se eleva la torre, de planta cuadrada, realizada en ladrillo revestido, con tres cuerpos que disminuyen en anchura hacia arriba y cubierta por un tejado a cuatro aguas rematado con una cruz de metal.
En la fachada oriental se conserva un gran trecho de muro árabe que contenía el terreno sobre el cauce del río Darro. La opuesta, construida entre los años 1566 y 1568 en piedra gris de Sierra Elvira, consta de un arco de medio punto flanqueado por columnas corintias y una hornacina de arco semicircular con la imagen en piedra de la Inmaculada Concepción, atribuida a la escuela de Alonso de Mena.
La iglesia se completó con un amplio programa decorativo e iconográfico realizado por artistas de la talla de José de Mora, Pedro de Raxis, Pablo de Rojas, Pedro de Mena y Francisco Vallejo. Junto con el edificio y los retablos, el régimen de protección aprobado por el Consejo de Gobierno incluye un conjunto de 163 bienes muebles datados entre los siglos XVI y XX, fundamentalmente pinturas, grabados, esculturas, documentos, piezas de orfebrería e instrumentos musicales.
El decreto de inscripción en el Catálogo del Patrimonio Histórico establece asimismo un entorno de protección al monumento que afecta a inmuebles y espacios públicos y privados de la Carrera de Darro y de las calles Bañuelo, Concepción de Zafra, Zafra, Gloria, Santísimo y Horno del Vidrio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí