Un tercer detenido casi atropella a un agente cuando huía para evitar someterse al control de alcoholemia
GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido durante el fin de semana a un total de diez personas acusadas de un delito contra la seguridad vial por conducir bajo los efectos del alcohol. Dos de ellos provocaron dos accidentes de tráfico a la altura de Armilla y Pinos Puente (Granada), mientras que otro casi atropella a un agente cuando huía para evitar someterse al control de alcoholemia.
El primero de los accidentes se produjo a las 6,45 horas del domingo en el kilómetro 134,5 de la N-323, en Armilla, donde los dos conductores y únicos ocupantes de los vehículos resultaron ilesos, según informa en un comunicado el Instituto Armado.
Ambos dieron positivo en las pruebas de impregnación alcohólica, aunque sólo uno fue detenido porque su tasa de alcohol superaba los 0,79 miligramos por litro de sangre y curiosamente los dos tuvieron parte de culpa en el accidente: el primero por hacer caso omiso a la prioridad de paso del otro vehículo, y el segundo –el detenido– por conducir a una velocidad inadecuada para las condiciones y el trazado de la vía.
El segundo accidente, en el que se vieron implicados tres vehículos y una mujer resultó herida leve, tuvo lugar sobre las 18,30 horas del domingo en el kilómetro 420,9 de la N-432 (Badajoz-Granada), en el término municipal de Pinos Puente.
El conductor del vehículo que provocó el accidente, un hombre de 40 años, conducía con una tasa de alcohol superior a 0,80 miligramos por litro de sangre cuando se despistó y chocó por alcance con el vehículo que le precedía, que a su vez impactó con un tercer coche.
EBRIOS POR LA MAÑANA
También el domingo, aunque esta vez a las siete de la mañana, la Guardia Civil intentó interceptar en el polígono Albán de Armilla a un turismo Opel Astra ocupado por tres jóvenes y cuyo conductor del vehículo aceleró para esquivar a los agentes que le daban el alto.
El vehículo huyó por la vía de servicio paralela a la A-44, pero la huida se vio truncada de forma inmediata al chocar frontalmente contra un talud de tierra. Afortunadamente los tres jóvenes resultaron ilesos.
El conductor fugitivo, un joven de 25 años, fue detenido por un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria.
No obstante la peor situación se vivió en el polígono Dos de octubre de Santa Fe durante la madrugada del pasado sábado. La Guardia Civil y Policía Local de Santa Fe realizaban un control aleatorio de alcoholemia cuando intentaron a identificar al conductor de un Volkswagen Golf.
Para evitar dicho control, el conductor embistió con su vehículo a uno de los agentes, que tuvo que saltar para evitar ser atropellado, y se dio a la fuga a gran velocidad.
Guardia Civil y Policía Local salieron tras el vehículo y consiguieron interceptarlo poco después. En ese momento el conductor intentó agredir a los agentes y tuvo que ser reducido antes de ser detenido como presunto autor delito atentado contra agentes de la autoridad, contra la seguridad vial, resistencia y desobediencia. Una vez arrestado se negó a someterse al control de alcoholemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí