Ayer, en el Centro de Desarrollo Pesquero de Diputación el presidente de la institución provincial, Antonio Martínez Caler y el delegado de medioambiente, Javier Aragón, han hecho entrega a los patronos de los tres palangreros de unas pértigas de corte a distancia, herramientas de fácil y rápido uso en beneficio de la conservación de estos vulnerables animales marinos.
De las tortugas marinas, la tortuga boba (Caretta caretta) es la especie más abundante en el Mar Mediterráneo, por regla general, no anida en las costas españolas, pero sí visitan nuestras aguas para alimentarse. Tal y como han explicado los pescadores motrileños que han acompañado hoy a autoridades y periodistas en una pequeña ruta marítima a bordo de «El Cañavera», en temporada, es común verlas «tomando el sol sobre el agua» a cuatro o cinco millas de la costa. En cualquier caso los profesionales del mar granadinos aseguran que aunque antes era mucho más común capturarlas accidentalmente «ya suelen caer menos en las redes porque ahora pescamos con el sistema entre-aguas a mayor profundidad»
Con iniciativas como la puesta en marcha hoy se pretende dar un paso más en la protección de esta especie en peligro de extinción proveyendo a los palangreros de la información y el material necesario para el corte del sedal en caso de capturas accidentales de tortugas marinas. En muchos casos, las tortugas así capturadas son devueltas al mar, aún con el anzuelo clavado en la boca o en el esófago. Estudios científicos han demostrado recientemente que el anzuelo puede llegar a ser eliminado por las propias tortugas marinas en la mayoría de los casos. Sin embargo se ha comprobado la alta mortalidad causada por la ingestión del sedal en estas especies. Y es aquí donde el pescador de palangre cobra protagonismo, ya que es en realidad el primer eslabón de la cadena de rescate de tortugas capturadas accidentalmente por este arte de pesca.
Ante este novedoso dispositivo considerado el más efectivo desarrollado hasta la fecha, el Centro de Desarrollo Pesquero, a solicitud de Delegación Provincial de Medio Ambiente de Granada se ha implicado en la distribución de estos elementos entre las embarcaciones de palangre de la flota pesquera granadina con puerto base en Motril. Además se ha puesto en marcha una nueva campaña dirigida a conseguir que este colectivo continúe apoyando actuaciones de este tipo mediante su concienciación y formación. De esta forma, son los propios pescadores los que extraen los anzuelos de las tortugas capturadas accidentalmente en alta mar, o los que trasladan a tierra a los animales más seriamente afectados para su tratamiento, aprendiendo técnicas de manejo y primera asistencia que minimizan los daños producidos en las tortugas capturadas, aumentando así sus posibilidades de supervivencia.
El Centro de Desarrollo Pesquero de la Diputación de Granada, por su relación tan estrecha con esta flota, colaboró en el año 2007 con los organizadores de la campaña llevada a cabo en aquel entonces (CRAM y Sociedad Española de Cetáceos), mediante la entrega del material editado para la ocasión a los integrantes de la flota de palangre de superficie del Puerto de Motril, que colaboraron gustosamente ayudando a preservar las tortugas marinas.
La Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos en colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, viene trabajando desde hace años al lado de los profesionales del mar proponiendo técnicas que reduzcan el impacto negativo sobre las especies marinas, y desarrollan campañas de formación y sensibilización en las que aconsejan de qué manera un pescador, con una mínima maniobra, puede reducir el impacto negativo de la pesca accidental sobre estos animales. Información facilitada por Diputación de Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí