LA ZUBIA (GRANADA), 20 (EUROPA PRESS)
Las asociaciones de padres de los colegios de La Zubia y Gójar (Granada) donde opera la empresa de catering Ibagar han reclamado a la Junta que la multa de casi 7.700 euros que le ha impuesto por servir un menú en el que se encontraron larvas de gusano se destine a mejoras para estos centros.
En declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Asociación de Padres del Colegio Tierno Galván de La Zubia, María Fernanda Medina, reconoció que la resolución de la Junta no era lo que esperaban –preferían la retirada de la concesión– aunque, según añadió, ha sido «la única opción que nos han dado y preferíamos cogerla y poder hacer mejoras en los menús».
De hecho, empresa y asociaciones de padres se han reunido esta semana para introducir algunas novedades en el servicio de catering. Así, se ha decidido crear la figura del «papá controlador», que será el encargado de vigilar el estado de la comida servida a los niños.
Además, se han acordado una serie de mejoras en los menús como la inclusión de un derivado lácteo a la semana y de piezas de fruta enteras para los chavales, ya que hasta este incidente «sólo les servían unos cuantos trozos», añade Medina.
Después de este acuerdo, los padres creen que los niños estarán mejor atendidos, aunque han lamentado que nadie les explique cuál será el destino de los casi 7.700 euros de multa impuestos a la empresa. A su juicio, «lo más justo» es que se destine a mejorar las instalaciones de estos centros, como el sistema de calefacción o el patio.
Estas declaraciones se producen después de que la Delegación Provincial de Educación resolviera esta semana sancionar por una falta muy grave a Ibagar después de que el pasado 13 de octubre sirviera un menú en el colegio Isabel La Católica de la Zubia en el que se encontraron larvas de gusano.
Educación basó su decisión en el informe que redactó la Delegación de Salud tras analizar las instalaciones de la empresa y el plato donde se encontraron las larvas, que resultaron ser de gorgojo del tocino, y que probablemente procedían de un hueso de jamón que se empleó para elaborar el potaje de judías en el que se hallaron los restos de este parásito, que no se considera dañino para la salud pero que sí provoca una degradación de los alimentos.
En el caso de que la empresa vuelva a ofrecer un mal servicio a algunos de los comedores a los que suministra los menús –en tres centros educativos de La Zubia y uno de Gójar–, la administración procederá al rescate de la concesión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí