Tras la trabajadísima carrera de Qatar en la que consiguieron el tercer puesto en el campeonato, el equipo Andalucía BMW fue convocado a la ceremonia de entrega de premios de la Federación Internacional de Motociclismo donde recibió el trofeo que le acredita como la tercera mejor escudería de 2010. Por su parte, a los pilotos les fue impuesta la medalla de bronce.
En las 8 horas de Doha (Qatar) se jugaban el título mundial con otros diez equipos que tenían posibilidades matemáticas de ganarlo, lo que también significa que podrían haber salido de allí en una posición mucho más atrasada que la tercera que finalmente lograron.
Los de Molina eran muy conscientes de esta situación y supieron mantenerse concentrados y buscar soluciones para reparar la moto cuando, al término del segundo relevo, no arrancaba. Los pilotos hicieron el resto para remontar desde el último puesto al octavo que les daba la tercera posición del campeonato. En su remontada, Molina rodó en un tiempo igual que el mejor crono del segundo clasificado.
De este modo Molina y los suyos consiguieron superar con creces el objetivo que se marcaron al principio de la temporada de acuerdo con sus patrocinadores que era mejorar el séptimo puesto de 2009.
Su S1000RR fue la BMW mejor clasificada en el campeonato y la que mejor resultado parcial ha conseguido a los largo de la temporada (2º en las 8 horas de Albacete).
Ganar era muy difícil porque el equipo Qatar partía con once puntos de ventaja que podían administrar, por lo que, aunque el Andalucía BMW hubiese ganado, al Qatar le bastaba con terminar tercero con lo que los españoles dependían del fallo del Qatar para poder ganar. Finalmente los qatarís ganaron la carrera y el título en su circuito.
Para el motociclismo español es importante este tercer puesto que ningún otro equipo nacional había conseguido hasta ahora. Pero para el motociclismo andaluz es aún más importante porque hasta ahora ningún otro equipo de Andalucía había terminado tercero de un campeonato mundial en ninguna especialidad del motor sobre asfalto.
Esto es algo muy importante para poner Andalucía en el mapa en un deporte tan elitista en el que hasta ahora no existía, por lo que los mejores pilotos andaluces siempre han tenido que irse a equipos de fuera.
Durante la entrega de premios Álvaro Molina comentó que «estoy muy contento porque ha merecido la pena el tremendo esfuerzo de todos los que componemos el Equipo Andalucía BMW. Me gustaría que hubieran estado aquí todos los que nos han ayudado esta temporada para compartir este momento.
Nuestra BMW S 1000 RR ha sido la mejor moto europea clasificada en un campeonato en el que las dos primeras motos eran de la misma marca japonesa que ha ganado los tres últimos títulos. No está nada mal para una moto que ha salido al mercado hace meses. Me siento orgulloso de todo mi equipo que le ha sacado el máximo a la BMW.
Juntos hemos demostrado una vez más que tenemos capacidad y calidad para ser campeones del mundo si contamos con los medios necesarios.
Este éxito se lo dedico a todo el equipo (incluyendo a los que no han podido estar aquí); a todos mis patrocinadores; a mi esposa, hijo y familia con los que apenas puedo compartir mi vida; y a todos los que habéis apostado por nosotros: desde la prensa que ha dado una amplia y puntual información, hasta los aficionados pasando por todas esas personas que con su apoyo han empujado nuestra moto hasta el pódium. Gracias por ayudarme a conseguir mis sueños y a demostrar tantas cosas. Seguiré luchando por superarme y espero seguir contando con vuestra ayuda.»
Información facilitada por BMW Andalucía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí