GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada, gobernado por el PP, acumula una deuda de 22 millones de euros con la empresa concesionaria de transporte de autobuses en la capital, Rober, que mantiene un conflicto con sus trabajadores, que este viernes se han vuelto a manifestar por las calles de la ciudad en protesta por la subcontratación de líneas.
Según IU, que alude a datos de la formulación de cuentas de la empresa en el 2009, el impago de esos 22 millones provocará «recortes drásticos en el servicio de autobús en Granada y el colapso del servicio en los próximos meses».
Para el portavoz municipal de IU, Francisco Puentedura, «la irresponsabilidad económica del alcalde, José Torres Hurtado, y del PP ha generado cada vez peor calidad en el servicio, tarifas más altas, subcontratación de líneas y el que se segregue el servicio público de transporte entre líneas rentables y no rentables en Granada, lo que implica que no todos los vecinos de los barrios tengan los mismos derechos a la hora de acudir a un transporte público de calidad».
Como ejemplo, el portavoz ha apuntado que «a los últimos recortes en líneas de autobús, se añaden el que nuevos vehículos se hayan retirado en las líneas 20 y 22 además de eliminar la línea 23 los sábados y domingos por la tarde, lo que deja el Realejo sin transporte colectivo las tardes de los fines de semana».
SUBCONTRATACIONES
Puentedura ha acusado al Ayuntamiento de «connivencia» con la empresa concesionaria del servicio «y dejarla hacer sin ningún control, para recortar y ahorrar a costa de la calidad del servicio» y en este sentido ha recordado las últimas subcontrataciones de las líneas nocturnas y del Fargue, lo que ha producido «reducción y empeoramiento drástico del servicio de transporte en autobús en los últimos meses».
Asimismo, ha advertido de que si no existe un plan de pago de la deuda que el Ayuntamiento de Granada tiene con Rober, «quedará sobre la mesa la amenaza de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la empresa con despidos, recorte de líneas y reducciones drásticas salariales como así ha ocurrido con otras empresas que prestan servicios al Ayuntamiento y con quienes se acumulan deudas millonarias como los casos de Inagra, Cespa y Eulen, entre otros».
En esta línea el edil de IU ha afirmado que la empresa ya se ha puesto en contacto con los representantes de los trabajadores para anunciarles un plan de viabilidad si el Ayuntamiento no paga la deuda, «una forma velada de amenazar con un ERE», considera Puentedura.
En ese sentido, Puentedura se ha preguntado, teniendo en cuenta este contexto de deudas, «con qué fuerza va a negociar el Ayuntamiento de Granada las condiciones del nuevo contrato programa que cumple este año y que regulará el transporte colectivo en la ciudad para los próximos cinco años».
Para el concejal, «este nuevo contrato programa entre Ayuntamiento y Rober será el del recorte drástico del servicio, con menos líneas o vehículos por líneas, nuevas subcontrataciones, tarifas más caras y por tanto menos subvención al transporte público y peores condiciones laborales para los trabajadores que pagarán los ciudadanos y ciudadanas con un transporte en autobús cada vez más caro y peor».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí