El Partido Popular de Loja no sale de su estupor ante la actitud que el alcalde de Loja, Miguel Castellano, ha tomado hacia la oposición ejercida por el grupo popular. Los populares hicieron referencia a los hechos ocurridos en el pasado pleno municipal del 4 de noviembre, cuando el alcalde presentó por vía de urgencia una moción con la que pretendía reprobar al concejal popular, Antonio María Caro Derqui. Según el alcalde socialista, el mencionado concejal, en un anterior pleno, había dañado «su buen hacer económico» y el del teniente de alcalde de Hacienda, al haber afirmado que muchas empresas en Loja «están a punto de cerrar, ya que el Ayuntamiento no les paga lo que les adeuda». «En concreto, se hizo mención a una empresa familiar que se encuentra en la ruina por esos hechos», indicó Caro Derqui.Miguel Castellano insistió en que lo que se afirmaba es «mentira, que las empresas lojeñas no están en ruina porque el Ayuntamiento de Loja responde a los pagos pendientes y que, ante esta denuncia, el grupo popular debería hacer público el nombre de esa empresa, pues lo dicho era mentira». Caro Derqui, ejerciendo su derecho de palabra, afirmó que la empresa no le había autorizado a dar el nombre y que, si lo hacía, estaría incurriendo en un delito contra la Ley de Protección de Datos. Ante eso, el alcalde reprochó que el grupo popular «nos estábamos amparando en la ley». A ello, los populares preguntaron al alcalde «si se le había olvidado que estábamos en un Estado de Derecho donde impera la ley y su cumplimiento, y que nuestro país funciona así, aunque a él parezca que se le ha olvidado».La reacción del alcalde fue pedir la dimisión del concejal, al que dijo entre gritos «que no vuelva más por el pleno». «Advertimos al alcalde que si no retiraba la moción de reprobación, el grupo popular abandonaría el pleno y, al no ser retirada, este grupo de la oposición se vio obligado a abandonar el pleno no sin antes recordar que el Partido Popular de Loja no miente y que si hay alguien al que habría que reprobar sería a él como alcalde y a muchos de sus concejales por la forma en la que ejercen su labor pública», explicaron. En concreto, se le recordó las veces que había dicho que el hospital estaría abierto en 2009, que usaba un Volvo pagado por todos los lojeños desde Emuviloja para su uso personal, que los concejales del PSOE utilizan la tarjeta de «vehículo autorizado» para estacionar en las zonas ORA cuando sólo pueden hacerlo en la puerta del Ayuntamiento. «Es más, se le recordó que mentía también en el contenido de la moción al afirmar que habíamos vertido una falsedad en el anterior pleno delante del público cuando, en realidad, éste había sido desalojado por él mismo momentos antes». Ante esta situación, Leo Ruiz Simonet, portavoz municipal del Partido Popular y candidata a la alcaldía, quiso expresar el profundo «desasosiego» que supone el trabajo de oposición en Loja. «A veces da la sensación de que el alcalde sigue viviendo en el siglo XVIII». Simonet considera que Miguel Castellano «lleva mucho tiempo perdiendo los papeles, pues no es capaz de aceptar la más mínima crítica al considerar que el Ayuntamiento y todo el municipio son su cortijo particular en el que puede hacer o deshacer a su antojo». La portavoz popular aseguró a todos los ciudadanos de Loja que «a pesar de todo, a pesar de que el alcalde va a ir a por todos nosotros, vamos a seguir trabajando por nuestra ciudad y sus anejos, vamos a seguir luchando porque Loja recupere su peso en la provincia y, sobre todo, vamos a esforzarnos porque se recupere la democracia y el respeto a la ley en el gobierno municipal».Información facilitada por PP Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí