Ha sido dilatado el camino hasta llegar al esperado comienzo de las obras, pero finalmente se puede hablar de la recuperación del Teatro Imperial. Todos, autoridades y técnicos, coincidían durante el acto de la colocación de la primera piedra en algo: ha merecido la pena esperar porque los problemas hallados en el camino al final han resultado ser una fortaleza para el proyecto, que convertirá este moderno espacio escénico en el único de Andalucía capaz de integrar en su interior restos arqueológicos de una alhóndiga de la Loja Nazarí.
Por todo ello, la primera piedra del Teatro Imperial es hoy una noticia histórica e importantísima para Loja y sus vecinos, para sus servicios y para que éste, el Imperial, sea también un edificio singular , que aúna un espacio escénico moderno y preparado para la demanda cultural de los ciudadanos y un escaparate patrimonial de excepción, al mantener intactos y visibles al público los valiosos restos hallados en el subsuelo.
El alcalde de la ciudad, Miguel Castellano, entusiasmado con ver concluido el largo proceso vivido hasta hoy, recordaba el recorrido por el que ha pasado el hasta ahora Cine Imperial, adquirido por el Ayuntamiento de Loja en los primeros años 80 y que, desde hace una década, lleva gestando esta total transformación y restauración que lo convertirá en el auténtico Teatro Municipal que hasta ahora no era en realidad, por su escasa caja escénica y su estructura más cercana a la de sala de proyecciones. Castellano, además de recordar los muchos pasos seguidos hasta que el Teatro entró a formar parte de la Red Andaluza de Teatros a rehabilitar en 2004, explicó la fortaleza del nuevo proyecto, «puesto que, además de plantear un teatro moderno, con una platea que se prolonga hasta la escena para estrechar la relación entre público y actores, supone un contenedor cultural y turístico que, no sólo abrirá cuando haya representaciones, sino que lo hará todos los días como espacio turístico», aseguró el primer edil.
Da pues comienzo una de las obras más esperadas en la medida en que afectan a un espacio muy necesario para la intensa vida cultural del municipio. Como explicaba la delegada del Gobierno, el teatro experimentará una restauración integral de forma que estrenará por completo sus instalaciones y mantendrá únicamente la fachada del edificio. La delegada recalcó asimismo la riqueza que proporcionará al municipio y el «carácter social y de justicia que tiene para Loja». La nueva construcción, aunque perderá unas cuantas plazas respecto al aforo actual (tendrá algo más de 250), será un espacio escénico completamente contemporáneo, con capacidad para acoger actividades culturales tan diferentes espectáculos de ballet, conciertos y teatro frente a las limitaciones que imponía el escenario del Imperial de antaño.
La obra, que durará entre 20 y 24 meses, costará la nada desdeñable cantidad de más de 5 millones de euros, financiados al 56, 24 y 20% respectivamente por la Consejería de Vivienda, la de Cultura y el Ayuntamiento. Precisamente también presentes en el acto estaban, la delegada de Obras Públicas, Nieves Masegosa, y el delegado de Cultura, Pedro Benzal.
Para empezar a hablar de la restauración de la recuperación del Cine hay que remontarse a primeros de 2000, cuando, gracias a una subvención del Programa Leader, se actuó en el edificio para solucionar algunos de sus problemas arquitectónicos. El teatro imperial fue construido por Prieto Moreno a semejanza de otro teatro de gran valor de la época, como el Aliatar de Granada. Tal y como explicó el arquitecto Rafael Soler, de Estudio 4, encargado de la redacción del proyecto «frente a otros teatros con palcos y plateas, en el de Loja todas las butacas ocupan una posición igualitaria con respecto a la escena».
Información facilitada por Ayuntamiento de Loja

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí