MOTRIL (GRANADA), 11 (EUROPA PRESS)
El choque registrado el miércoles a mediodía en el Puerto de Motril (Granada) entre un ferry sin pasajeros que hacía pruebas de motores y un buque granelero que descaraba trigo ha provocado el vertido al mar de un total de 3.000 litros de fuel, que ya han sido retirados, pero que podrían afectar a la costa de Carchuna, por lo que se mantiene la vigilancia para evitar contaminación del litoral.
Además, la Dirección General de la Marina Mercante abrirá un expediente informativo para esclarecer las causas que provocaron el impacto, que provocó la rotura de un depósito auxiliar de combustible, que dio paso al derrame.
El depósito auxiliar contenía 27.600 litros de fuel, de los que se derramaron un total de 3.000. Para la extracción del combustible vertido, ha sido necesario el bombeo de 30.000 litros de agua de mar. Además, se ha tenido que extraer el fuel que quedaba en el tanque del barco junto al agua que había entrado, con un volumen de 40.000 litros.
En rueda de prensa, el presidente de la Autoridad Portuaria de Motril, Ángel Díaz Sol, ha explicado que desde el momento en el que se produjo el choque, pasada la una de la tarde, se activó el Plan de Contingencia del Puerto. A las 18,25 horas la mancha de fuel superó la barrera de contención y la bocana de la dársena por lo que se activó el Plan Nacional.
«PEQUEÑAS MANCHAS DE FUEL» EN LA PLAYA DE CARCHUNA
Díaz Sol ha informado de que «podría haber algunas pequeñas manchas de fuel» en la playa de Carchuna, a siete kilómetros del Puerto de Motril, y que además hay otras manchas sobre la superficie del mar, dentro y fuera del Puerto «que corresponden a elementos volátiles del combustible como naftalinas que se irán evaporando».
Según ha explicado, el buque que sufrió el abordaje, el EMS, estaba atracado en el muelle de las Azucenas y se disponía a realizar la descarga de trigo a granel. Las cámaras de seguridad del recinto portuario registraron la maniobra que provocó el impacto. Díaz Sol ha señalado que «por causas que se desconocen» cuando estaban realizando las pruebas de motores de un ferry «sin pasajeros» la nave rompió las amarras, cruzó el puerto y abordó por la proa al buque granelero.
Díaz Sol ha tranquilizado a la población afirmando que desde el momento que se tuvo conocimiento que la fuga era de fuel «se activó el protocolo de emergencia para controlarla» evitando que la mancha saliera del recinto.
En el operativo han participado medios marítimos y terrestes de Salvamento Marítimo para controlar las posibles manchas, así como el Seprona de la Guardia Civil, el Servicio de Costas y personal del puerto de Motril. Díaz Sol ha agradecido la participación de los bomberos de Motril y de una autobomba de gran capacidad de la Mancomunidad de Municipios de la Costa Tropical.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí