Una visita al Valle de la Napa, en California (Estados Unidos), llevó a Juan Manuel Palomar a fundar Dominio Buenavista, una iniciativa que surgió a principios de los años 90 y que, de acuerdo con sus palabras, recibe «año tras año» distintos galardones, como medallas de oro y de plata, que lo sitúan entre los mejores vinos del mundo.
El alcalde de Ugíjar, Bienvenido Ortega, confirma las palabras de Palomar. «La promoción que este proyecto está dando a nuestro pueblo, fuera ya no de Andalucía sino fuera de España, es muy importante», señala Bienvenido Ortega, quien subraya además que Dominio Buenavista elabora sus caldos con uvas «de cosecha propia» y «tiene la mayor parte de su producción vendida en Estados Unidos».
Durante aquella visita a California, Palomar se dio cuenta de que las condiciones climáticas de la Alpujarra eran similares a las del Valle de la Napa y, por lo tanto, hacían de esta comarca granadina un lugar propicio para emprender esta iniciativa empresarial. «Lo que hicimos fue traernos tallos, injertarlos y, con eso empezamos a conseguir unos vinos de una calidad excelente», recuerda.
Así, en 1998 abrió sus puertas la bodega Dominio Buenavista, cuyas instalaciones fueron ampliadas en 2004 y cuyos vinos gozan del reconocimiento de críticos tan prestigiosos como Robert Parker. «En Granada estamos haciendo muy buenos vinos, no sólo Dominio Buenavista sino todas las bodegas», señala Juan Manuel Palomar., quien apostilla que los caldos de la provincia «no tienen nada que envidiar a los Ribera del Duero o a los Rioja».
Los vinos de Dominio Buenavista, incluidos en la Denominación de Origen Vino de Granada, «se llaman Veleta, por el Pico del Veleta» de Sierra Nevada, y «se elaboran con un cariño intensísimo» y con uvas que, salvo en la variedad Vijiriega, se cultivan en los terrenos propios de la bodega, en palabras de Palomar. El 60% de la producción, según recuerda Palomar, se vende en Estados Unidos.
Bienvenido Ortega va más allá al decir que la mano de obra de Dominio Buenavista «se genera en el municipio», con tres puestos de trabajo fijos, y «ayuda al pueblo a seguir creciendo» a través de unos productos que se elaboran de manera artesanal.
Entre esos productos figuran no sólo las distintas variedades de vino, sino también «un cava alpujarreño al 100%», según Juan Manuel Palomar. «Es un auténtico lujo que podamos disfrutar una cosa tan exquisita en esta zona», añade el propietario de Dominio Buenavista, cuyos viñedos se encuentran a 700 metros sobre el nivel del mar y cuyos vinos «son para disfrutarlos acompañando una buena comida, en un rato de lectura, en cualquier momento del día».
Algunos de los reconocimientos recibidos por esta bodega alpujarreña son la medalla de oro concedida en el Festival Internacional de Vinos de Cincinnati 2010 al Veleta Tempranillo 2007 Reserva, y una medalla de plata otorgada a los vinos Veleta en la Competición Internacional de San Francisco en 2008. Información facilitada por Diputación de Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí