La Calle Real Alta constituía el principal eje de la Medina, en torno al cual se disponía la zona residencial y los talleres de artesanos que estaban al servicio de la corte nazarí. Su trazado partía desde la Puerta del Vino hasta la zona donde hoy se encuentra el actual Parador de San Francisco y el Palacio de los Abencerrajes. Entre las edificaciones de la Calle Real Alta destaca esta casa, construida en los últimos años del siglo XIII o primeros del XIV, como bien nos indican sus motivos decorativos. En su esquina noroeste hay adosado un baño, obra posterior, que sirve de entrada para ambos edificios, aunque posiblemente la casa tendría su propio acceso y entrada original por la citada calle.
La Casa se organiza alrededor de un patio, con crujías de habitaciones en los cuatro lados, y una alberca central que permitía por un lado, refrescar los cálidos veranos granadinos y mejorar la iluminación de las salas inmediatas, y por otro, actuar como espejo reflejando en sus aguas la rica decoración de sus pórticos. Actualmente sólo se conservan dos de las cuatro crujías, una al sur y otra al oeste. La sala principal de la casa, en cuyos muros se apoya el baño, es de gran interés por las yeserías que conserva.Información facilitada por Consejería de Cultura de La Junta de Andalucía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí