GRANADA, 1 (EUROPA PRESS)
Los trabajadores del servicio de recogida de basuras de Granada y la empresa concesionaria, Inagra, volverán a reunirse este martes en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) para tratar de evitar la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que, según los sindicatos, supone el despido de casi un centenar de personas.
El encuentro se producirá después de que el Ayuntamiento de Granada aprobara la pasada semana en la Junta de Gobierno Local el expediente por el que se modifica el contrato con Inagra y que supone la rebaja en unos 7 millones de euros de la aportación anual al servicio que presta.
Concretamente, la aportación del Consistorio pasará de los 47,8 millones de euros anuales a los 40,9 millones, tal y como se ha acordado con Inagra, que «está perfectamente de acuerdo», según explicó en su día a los periodistas el portavoz adjunto del equipo de gobierno local, Juan García Montero (PP).
Según relató, la medida pretende garantizar «la prestación del servicio» y «la viabilidad de la empresa», a la que el Ayuntamiento también pagará mensualmente una cantidad supletoria para ir reduciendo la deuda de 30 millones de euros que se ha acumulado en los últimos ejercicios, aunque ni la contrata ni el Consistorio han precisado cuál va a ser esa aportación.
Hasta la fecha, Inagra ha justificado el ERE en este recorte de siete millones de euros, aunque verbalmente ha comunicado a los trabajadores otras medidas alternativas al despido como aplicar rebajas salariales de entre el 15 y el 45 por ciento, en función del puesto.
Para los sindicatos estas condiciones «son impensables» y confían en que del encuentro del martes surjan otras alternativas.
De lo contrario, el sector podría iniciar otras medidas de presión como la huelga anunciada por los sindicatos para noviembre y a la que podrían unirse los trabajadores de otras empresas adjudicatarias de servicios donde se están produciendo conflictos laborales.
Entre ellas se encuentran la concesionaria del transporte de autobuses urbanos, Rober, la del mantenimiento de jardines, Cespa y Eulen, y la de la limpieza en colegios y dependencias municipales, Castor, cuyos empleados y delegados sindicales secundaron el pasado viernes una manifestación para mostrar su descontento en el tajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí