Según Diego Molina, secretario general de Enseñanza de CCOO de Granada «la generalización de este modelo de sustituciones, que el año pasado era experimental, no ha corregido los errores detectados el curso pasado y los ha incrementado en algunos casos. Por ello, CCOO ha solicitado una comisión de seguimiento del Acuerdo de la LEA para evaluar el nuevo sistema de sustituciones.
Molina ha afirmado «que un profesor esté de baja por enfermedad, disfrute de una licencia por maternidad o disponga de otro permiso, es uno de los grandes problemas con que cuentan los centros educativos públicos, pues los estudiantes deben seguir con normalidad sus clases, una cuestión en la mayoría de los casos imposible de cumplir».Según el Secretario General de Enseñanza de CCOO de Granada «hasta el curso pasado se necesitaban una media de 20 días para sustituir a este profesorado. Por ese motivo, la Consejería de Educación diseñó un modelo de sustituciones en base a la autonomía de los centros para que fuesen estos los que realizasen los trámites y autorizaran la sustitución correspondiente». Ese modelo experimental implantado en 200 centros el pasado curso se ha generalizado a partir de este en todos los centros educativos públicos andaluces no universitarios.Para Diego Molina, «este modelo, en principio positivo, que pretende agilizar los trámites para la sustitución del profesorado, no está dando los frutos deseados, en gran medida por problemas presupuestarios.» Según Molina «las licencias por maternidad o cualquier baja de larga duración debe tener un presupuesto adicional que permita no agotar el existente para otras de corta duración». Ante esta circunstancia, CCOO pide que «en aquellos centros donde se haya agotado el crédito horario para sustituciones este sea incrementado de forma inmediata.»Molina denuncia que «hay centros con más de una licencia por maternidad que a esta altura del curso escolar ha agotado su bolsa horaria. Si queremos que el nuevo modelo de sustituciones funcione tiene que contar con mayor inversión presupuestaria, sobre todo hay que analizar las características de cada centro para así derivar una dotación u otra en función de sus propias necesidades».
Por otro lado, los centros de Educación Infantil y Primaria cuentan, al menos, con un profesor para funciones de apoyo, un docente que se venía utilizando para funciones de sustituciones y que le impedía hacer tareas de apoyo. Diego Molina explica, «que gracias al acuerdo sindical para el desarrollo de la Ley de Andalucía, este profesorado ha pasado a realizar funciones exclusivas de apoyo, una cuestión que no se está cumpliendo en los colegios pequeños y en el caso de Infantil este profesorado de apoyo está cubriendo las bajas, ya sean de corta o larga duración, incumpliendo así todos los acuerdos sindicales que teníamos en la dotación de este llamado Cupo 14.» Además, continúa el responsable sindical, «el profesorado de apoyo en sobredotación con que cuentan los centros de compensatoria y los centros de barrios marginales, se están utilizando igualmente para estas funciones de sustitución.»
La propia normativa que regula este procedimiento contempla que en el caso de que estas bolsas horarias se agoten, es posible solicitar una ampliación de las mismas argumentándolo convenientemente. Para Molina, sin embargo, este hecho «finalmente produce un efecto restrictivo que fuerza a los equipos directivos a no cubrir muchas de las bajas».
Para CCOO es fundamental que se cubran todas las bajas del profesorado si realmente queremos mejorar en calidad educativa y en rendimientos escolares. Para ello, argumenta Molina, «es imprescindible que este modelo de sustituciones cuente con el suficiente presupuesto pues de otro modo el modelo realmente no será efectivo. Los equipos directivos no se pueden ver en el dilema de sustituir una baja con recursos propios del centro para no tener que agotar su presupuesto.»Información facilitada por CCOO Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí