OTURA (GRANADA), 26 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Otura (Granada), Ignacio Fernández-Sanz (PP), atribuye a una «venganza personal y política» la denuncia que el secretario municipal ha interpuesto contra él y «todos los concejales del equipo de gobierno» por supuestas irregularidades cometidas en el municipio y que ha derivado en la apertura de una investigación judicial.
El regidor, que ya estudia denunciar al secretario municipal por «denuncia falsa y por poner en entredicho la honestidad del equipo de gobierno», ha confirmado que tuvo constancia de la investigación judicial hace unos días, cuando se notificó al equipo de gobierno el levantamiento del secreto de sumario. Sin embargo, ha querido aclarar que «ni la Policía Judicial ha intervenido en el Ayuntamiento, ni hay ningún concejal imputado» ni se les ha llamado a declarar.
A su juicio, todo responde a «una operación de boicot orquestada por el funcionario municipal, hijo de un alcalde socialista de Alcalá La Real (Jaén), en connivencia con el PSOE, para conseguir desprestigiarle a siete meses de las elecciones municipales.
Según precisa en un comunicado el Ayuntamiento de Otura, todo viene a raíz de la denuncia que el alcalde presentó ante el Colegio de Secretarios por «la actitud de no colaboración y la dejación de funciones de este funcionario que acumula más de 500 días de baja en tres años», tiempo que «evidentemente ha aprovechado para preparar esta denuncia y sacar a hurtadillas documentación confidencial del Consistorio», añade el primer edil.
«Durante el poco tiempo que ha estado trabajando en el Ayuntamiento en estos tres años, el secretario se ha dedicado a paralizar cualquier expediente», «no ha emitido ni un informe favorable e incluso ha llegado a amenazar e insultar a sus propios compañeros». «Recuerdo que el primer día que llegué a la Alcaldía me dijo que él es quien quita y pone alcaldes, así que no le hiciera trabajar demasiado».
Ante esta situación, el alcalde de Otura decidió reunirse con el presidente del Colegio de Secretarios «para exponerle los numerosos problemas que –el funcionario– estaba generando al Ayuntamiento, ya que parecía «sentir una especial animadversión hacia su persona y además está en tratamiento psiquiátrico».
CON LA CONCIENCIA TRANQUILA
«Tanto el secretario como el PSOE iban buscando un escándalo y la foto del alcalde saliendo esposado del Ayuntamiento pero les ha salido mal la jugada», comenta Sanz, quien quiso recordar que «los únicos condenados hasta el momento son el concejal de IU en el consistorio, Ángel Pertíñez, y el padre de la portavoz de PSOE, Lydia Medina, ambos por injurias y calumnias».
Por todo ello, el regidor asegura estar «muy tranquilo», ya que no tiene «nada que esconder» y tanto él como el resto del equipo de gobierno –integrado por cinco ediles del PP y tres de GIO– «siempre» han actuado de acuerdo a la legalidad y van a aportar toda la documentación que requiera el Juzgado «para que se demuestre».
Los hechos denunciados, según ha informado este lunes el PSOE, son la emisión de facturas por la empresa de Vivienda y Suelo de Otura sin que se acreditaran las obras o servicios realizados; la supuesta contratación ilegal de la gestión recaudatoria del Ayuntamiento de Otura; la posible contratación ilegal con una entidad financiera de un contrato de gestión de pagos y financiación por importe de 600.000 euros; la supuesta contratación en fraude de ley de las obras de pavimento, césped artificial e iluminación en el campo de fútbol de Otura; y por último, la utilización de fondos para gastos no permitidos por la ley obtenidos a través de la venta de parcelas y que constituyen patrimonio municipal de suelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí