El proyecto, realizado por Colin Bertholet, ha sido consensuada entre los vecinos y asociaciones para que responda a la imagen que todos tienen de ella, quedando totalmente integrada en el entorno del casco histórico del pueblo.
Las obras, que se llevarán a cabo desde el área de urbanismo del Consistorio con fondos propios, ha dado comienzo hoy, y serán realizadas por trabajadores del antiguo PER y técnicos municipales, con un presupuesto de 95.000 euros.
«Son unas obras muy importantes y demandadas por los vecinos, por lo que se han proyectado con el consenso de todos los grupos políticos y asociaciones, declaraba el teniente de alcalde de obras y urbanismo, Manuel Pérez Cobos.»
La nueva plaza mantiene la esencia del diseño de la anterior, encuadrada a tres niveles, recuperando al mismo tiempo elementos que ya habían desaparecido como la fuente e introduciendo otros nuevos que contribuyan a enriquecer el conjunto.
El proyecto está está dividido en dos fase, una primera que conlleva el grueso de la obra a falta tan solo de los elementos ornamentales, que se realizarán en una segunda fase, una vez incluido su coste en los próximos presupuestos.
Según Pérez Cobos, esta obra viene a culminar los trabajos llevados a cabo en el casco histórico de Salobreña, dentro de su plan integral de embellecimiento, como las realizadas en la calle Estación y otras adyacentes, que implicaron el levantamiento de parte de la antigua plaza.Una plaza peatonalEl autor del proyecto, Colín Bertholet, manifestaba por su parte que lo que ha pretendido es crear un espacio amable y atemporal, en el que se pueda disfrutar de los cinco sentidos. ( pasear, descansar, oler, disfrutar del sonido del agua, leer distintas reseñas incrustadas en el pavimento, admirar esculturas ( trompo, mondero y marengo), y que de noche sea un espacio agradable, con iluminación cálida de forma que invite a la participación y disfrute . Información facilitada por Ayuntamiento de Salobreña

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí