GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha solicitado un total de nueve años y medio de prisión y multa de 400 euros para un hombre acusado de apuñalar en el pecho a su cuñado, al que culpaba de su invalidez después de que sufriera un accidente laboral cuando trabajaba como peón de la construcción en su empresa.
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se remontan al pasado 27 de noviembre de 2009, sobre las 13,00 horas, cuando el procesado, de iniciales M.F.V., comenzó a seguir a su cuñado «con la intención de acabar con su vida» cuando éste salía de los Juzgados de Guadix, donde ambos habían acudido para recoger sendas notificaciones.
El cuñado se montó en el coche sin percatarse de que el hermano de su mujer le seguía y, cuando iba a iniciar la marcha, el inculpado se acercó a la puerta del conductor y la abrió abordándolo «de forma sorpresiva» y apuñalándolo «sin mediar palabra» con una navaja que llevaba escondida. Concretamente, le apuñaló «violentamente» a la altura del tórax, un lugar «intencionadamente elegido» por el acusado, quien había dirigido previamente su mirada al pecho de su víctima. Tras introducirle el filo de la navaja, cerró el arma y se alejó del lugar aprovechando la confusión del momento.
Una vez detenido, llegó a preguntarle a los agentes de la Guardia Civil que lo custodiaban, según relata el fiscal, sobre el estado de su cuñado e hizo el comentario de que «si no se muere, cuando salga tengo que matarlo». Además, con carácter previo se había dirigido a los guardias civiles a gritos y en «actitud desafiante y notablemente alterado» para decirles «tened cuidado conmigo que en dos días estoy en la calle».
La enemistad reconocida que el acusado mantiene con su víctima se originó con motivo de haber sufrido éste un accidente de trabajo el 19 de octubre de 2006, cuando prestaba servicios como peón de la construcción para la empresa de la que es titular su cuñado. M.F.V., sin antecedentes penales, comenzó a generar un sentimiento de odio hacia su familiar porque consideraba que éste no le había dado el amparo legal y económico que él creía que se merecía como consecuencia del siniestro, y le culpaba de su invalidez y de no haber cobrado una indemnización.
En varias ocasiones le había manifestado, tanto personalmente como a través de terceras personas, que tenía que matarle e incluso en 2007 hizo una pintada en su casa con la palabra «muere». A su hermana, esposa del perjudicado, también le había dicho que se iba a quedar viuda y en otra ocasión, durante la celebración de un juicio a instancia de la empresa contra el imputado y otras personas más, se dirigió a su cuñado y le dijo que le tenía que matar, mientras que con el dedo índice se señalaba el cuello con gesto amenazante. A su padre igualmente le había advertido de que su hermana se fuera preparando que «iba a ir de entierro» y a otros empleados de su cuñado también les trasladó su intención de acabar con su vida.
Por todo lo anterior, el Ministerio Público le imputa un delito de homicidio en grado de tentativa, otro continuado de amenazas, y una falta de respeto y consideración debida a los agentes de la autoridad, por los que, además de la pena de cárcel y multa, solicita para el inculpado la prohibición de acercarse a su víctima y una indemnización de casi 7.500 euros por las lesiones y secuelas derivadas de la agresión que sufrió.
M.F.V., sin antecedentes penales y en prisión preventiva desde el 30 de noviembre de 2009, será enjuiciado por los magistrados de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada el próximo 8 de noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí