GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)
El jurado popular que enjuicia desde el pasado martes el caso de la muerte a tiros de un hombre de 34 años en noviembre de 2008 en Montefrío (Granada) ha declarado culpable de un delito de homicidio con la agravante de alevosía menor a los tres implicados en el crimen, un matrimonio y su hijo. Se trata de la hermana, el cuñado y el sobrino del fallecido.
El tribunal, que llevaba reunido en la Audiencia Provincial de Granada desde el pasado viernes, ha dado a conocer su veredicto en la tarde de este domingo considerando a la mujer procesada la inductora de la muerte y culpable por tanto «de haber determinado a su marido e hijo acabar con la vida de su propio hermano», y ratifica que el autor de los disparos que acabaron con la vida de A.J.F. fue su cuñado J.R.S.
Asimismo, los miembros del jurado ven probado que los tres encausados aprovecharon las circunstancias de lugar y tiempo que evitaron la defensa de la víctima, pero, en contra de lo que sostenían las acusaciones particulares, han dictaminado que no existió un plan preconcebido para acabar con la vida de su familiar.
En virtud de lo considerado, el fiscal ha solicitado, por un delito de homicidio con la agravante de alevosía menor, la pena de 13 años de cárcel para el confeso autor de los disparos, J.R.S., de 56 años, la misma pena por idéntico delito pero como inductora del crimen a su mujer, L.J.F., de 55, y a 5 años, como cómplice, al hijo del matrimonio, J.R.J., de 33. Asimismo, el Ministerio Público considera que los tres deberán indemnizar a la viuda de A.J.F. y a su hija en 240.000 euros.
La acusación particular que representa a la viuda se ha adherido a la petición del fiscal, sin contemplar una pena por amenazas para la mujer o el hijo, a pesar de que el jurado cree que éstas sí existieron. El abogado que defiende los intereses de la familia más cercana del fallecido ha pedido por su parte 15 años para el autor de los disparos, y 18 y 12 años para la mujer y su hijo, respectivamente, por el delito de homicidio con la agravante citada y también por amenazas.
La defensa de J.R.S. considera adecuada una condena de 10 años de prisión para su defendido, el letrado de L.J.F. ha pedido para ella la mínima pena por homicidio, 12 años, 6 meses y un día de cárcel, mientras que la representación legal de J.R.J. se ha adherido a lo solicitado por el fiscal. Las defensas han manifestado ya su intención de recurrir la sentencia que habrá de dictar ahora la Sección Segunda de la Audiencia.
EL RELATO DE LOS HECHOS, SEGÚN EL FISCAL
Los hechos se remontan a la tarde del pasado 22 de noviembre de 2008, cuando la víctima pasó con dos bolsas de la compra por delante de la vivienda de los tres imputados, que se encontraban en la puerta del domicilio común, en la calle Coro, según considera en su escrito de calificación la Fiscalía.
El hombre, hermano de la mujer inculpada, estaba enemistado con ella desde hacía tiempo, y había roto sus relaciones con ésta, con su marido y con el hijo de ambos. Aquel día comenzaron una discusión que acabó cuando el hombre, identificado como A.J.F., abandonó el lugar en dirección a su casa, colindante con la de su hermana.
Una vez en su domicilio, y como tenía que pasar de nuevo obligadamente por la vivienda de su hermana y cuñado, A.J.F. cogió dos cuchillos de cocina y los ocultó bajo sus manos y brazos. El hombre dijo a su compañera sentimental, con la que tenía una hija de tres años, que le acompañara al coche a coger el resto de la compra y ambos se dirigieron hacia la zona en la que se encontraba el vehículo.
Al llegar a la esquina de la vivienda de los imputados, el sobrino, que se encontraba en la puerta con un palo, al lado de la madre, que portaba una escardilla o azadón, le dijo a su tío «Baja, que voy a matarte». Sin percatarse de que el hombre llevaba dos cuchillos ocultos, el cuñado de A.J.F. disparó a éste con una escopeta cargada con cartuchos de perdigones. Según sostiene el fiscal, el hombre efectuó un disparo a una distancia de metro y medio del cuerpo de A.J.F, lo que impidió que éste, que recibió el impacto en el pecho, pudiera defenderse.
Tras el disparo, la compañera de A.J.F. trató de socorrerlo y apartó uno de los cuchillos que portaba, momento en que la hermana de la víctima le dijo «Te voy a matar a ti y a tu hija» así como «Toma, toma, hemos matado a tu marido», provocando en ella un temor que le obligó a abandonar el lugar «presa del pánico».
Entonces aparecieron vecinos y familiares de ambas partes y L.J.F. procedió a colocar junto al cuerpo sin vida de su hermano un cuchillo manifestando «Esto para cuando venga la Guardia Civil».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí