Preguntaban por la ubicación de un gimnasio para ganarse la confianza de sus víctima y sustraer el dinero de los comercios
GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a dos hombres, de 25 y 36 años, uno de ellos con una detención anterior, a los que se les atribuye el atraco a una panadería de Granada, seis hurtos en establecimientos y el intento de vender a terceros los efectos presuntamente sustraídos.
Según las investigaciones, en la última semana habían llevado a cabo una fuerte actividad delictiva en la capital granadina, principalmente hurtos en joyerías, panaderías, fruterías, floristerías, quioscos y algún bar y antes de ser detenidos cometieron presuntamente un robo con intimidación con un arma blanca en una panadería, donde sustrajeron 310 Euros que fueron recuperados y entregados a su propietario.
Nada más cometer este último robo, según ha informado la Policía en una nota, los dos individuos se dieron a la fuga en un vehículo, por lo que se estableció de forma coordinada un dispositivo especifico que culminó con la detención de los citados y la recuperación de 2.215 euros y de efectos procedentes de otros hechos delictivos cometidos en las últimas semanas.
Fruto de las investigaciones de las que se hicieron cargo los Grupos de Atracos y Hurtos de la Brigada de Policía Judicial, llevando a cabo gestiones conjuntas, se llegó a determinar que los dos detenidos llegaron a la ciudad a mediados de este mes, fechas en que los investigadores detectaron en la ciudad un aumento considerable de este tipo de hechos delictivos, principalmente hurtos de dinero en efectivo en cantidades elevadas en los comercios indicados.
Como consecuencia de dichas gestiones, el Grupo de Hurtos ha podido atribuirles la presunta autoría de seis hurtos en diferentes establecimientos comerciales. También se les imputa el haber vendido a terceras personas los efectos sustraídos.
Los arrestados siempre utilizaban el mismo «modus operandi», quedándose uno en las inmediaciones en funciones de vigilancia y para proporcionar la posterior huida, mientras el otro accedía al comercio preguntando por un gimnasio y tras ganarse la confianza de la víctima le sustraía cantidades de dinero en efectivo al descuido, si bien en el último de los hechos ya utilizaron un arma blanca para hacerse con el dinero. Asimismo a uno de los detenidos se le ha ocupado un teléfono móvil que estaba sustraído en la localidad de Valencia.
Las investigaciones continúan abiertas y no se descartan nuevas detenciones o la imputación a los detenidos de nuevos hechos delictivos. Tras la instrucción de las diligencias oportunas por parte del Grupo de Atracos y del Grupo de Hurtos de la Brigada de Policía Judicial, fueron puestos a disposición del Juzgado de Granada en funciones de guardia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí