GRANADA, 16 (EUROPA PRESS)
La empresa Rober S.A., concesionaria del servicio de transporte de autobuses urbanos de Granada, ha asegurado este sábado que las protestas convocadas por los trabajadores no van a arreglar la situación actual, por lo que les ha instado a afrontarla «con realismo».
En declaraciones a Europa Press, el gerente de Rober S.A., Guillermo Robles, ha aclarado que el conflicto «no tiene solución por la vía de las movilizaciones», ya que considera que «parando el servicio y molestando a los ciudadanos no van a arreglar nada».
Así, ha señalado que hay una crisis que ha afectado al mundo entero y también a Granada», por lo que ha criticado que los trabajadores se comporten como si «vivieran en otra galaxia» y ha insistido en la necesidad de «afrontar la situación con realismo».
En esta línea, ha garantizado que «la empresa está abierta al diálogo» y ha apostado por «sentarse a pensar cómo se puede hacer un servicio más barato», dado que dice comprender que el Consistorio granadino no haya querido mantener un servicio «más caro».
De este modo ha respondido el gerente de Rober S.A. a la decisión aprobada en asamblea por los trabajadores de convocar una huelga indefinida para el próximo mes de abril, coincidiendo con la Semana Santa y un mes antes de que se celebren las elecciones municipales.
Las razones que han llevado al colectivo a endurecer sus protestas contra la subcontratación de líneas de autobús están relacionadas fundamentalmente con la actitud ante esta situación del Ayuntamiento de Granada, gobernado por el PP, al que los conductores acusan de «guardar silencio» y de «ignorarles», según ha indicado a Europa Press el presidente del comité de empresa, Juan Francisco Muñoz (CCOO).
De aquí al mes de abril, los trabajadores mantendrán su calendario de movilizaciones, con manifestaciones cada viernes y jornadas de paro –ya se han llevado a cabo dos– los días 29 de octubre, 26 de noviembre y 24 de diciembre, cuando está prevista la celebración de los plenos ordinarios del Ayuntamiento.
De hecho, el mismo viernes secundaron una quinta manifestación, a la que han asistido casi un centenar de empleados que han coreado gritos como «Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga. Si esto no se apaña, caña, caña, caña» y han repartido pasquines a los viandantes en los que se quejan de la gestión «tremendamente mala» del transporte urbano por parte de Rober y del propio Consistorio.
Las protestas comenzaron después de que a principios del pasado septiembre se segregaran las líneas nocturnas 111 y 121 y la del Fargue, prestadas ahora por «Alhambra Bus» por decisión del Ayuntamiento de Granada con el objetivo de reducir gastos en el servicio, tal y como ha reconocido en varias ocasiones la entidad local.
Los trabajadores creen que estas subcontrataciones son lesivas para la estabilidad de la plantilla y la calidad del servicio de transportes, ya que los microbuses de «Alhambra Bus» «tienen carencias en materia de seguridad», además de que algunos de ellos no están climatizados o no tienen rampa para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí