El grupo popular en la Diputación ha presentado las cuentas de la institución provincial correspondientes al año 2009, cuyos resultados, a juicio del PP, se han convertido en una rémora para los intereses de Granada y los granadinos. Así, apuntaron que el porcentaje de inversiones ejecutadas en el pasado ejercicio solo alcanza el 31 por ciento, «cifra bastante pobre que no puede hacerles sentir satisfechos con 120.000 parados en nuestra provincia».
José Robles, portavoz del grupo popular, justificó los «pésimos resultados» en que, a la hora de presentar los presupuestos de la Diputación, el PSOE siempre habla de «generar empleo y políticas sociales», pero las cifras arrojan que el Gobierno o bien trabaja poco o no obtiene los resultados esperados».
Robles aportó más datos sobre la gestión económica del pasado año e informó que las cantidades pendientes de cobro de otras administraciones pasaron de 19,5 millones en 2008 a 31,5 en 2009. «Por su parte, la deuda a proveedores se ha incrementado de 25,5 millones de euros a 36 millones, nada menos que un 41 por ciento de diferencia», resaltó. Respecto a la deuda, el portavoz popular apuntó que hay que incluir los 20 millones de euros que la Diputación mantiene con su empresa pública de vivienda Visogsa.
El portavoz recordó que la institución provincial está por encima del 75 por ciento el nivel de endeudamiento permitido por el Gobierno central para que las administraciones puedan solicitar préstamos bancarios. «¿Qué va a pasar entonces con el Plan Provincial de Obras y Servicios, para cuya ejecución es indispensable la solicitud anual de un crédito bancario?», planteó José Robles.
Los populares dedicaron un apartado especial a las políticas sociales que quedan «mermadas» en la ejecución presupuestaria de la Diputación. «De los 11,5 millones previstos para un plan de acogimiento a mayores sólo se han ejecutado 7 millones de euros. Caso similar a la partida destinada al apoyo a la familia, cuyos 460.000 euros iniciales se han quedado en 306.000 euros, lo mismo que gastan en copas de vino y almuerzos para sus cargos socialistas y que ellos llaman gastos de protocolo «, explicó.
Frente a esto, Robles criticó que la ejecución de las inversiones previstas en los apartados de publicidad y protocolo «se sitúan en un 95 por ciento, con nada menos que 1.240.000 euros en vender eslóganes sobre que «somos imparables» y «estamos al máximo», y 247.000 euros en protocolo».
En este sentido, la diputada provincial Carmen López Nieto aludió a la «nefasta» gestión económica de los centros sociales de Armilla y Huéscar, dependientes de la Diputación, cuyos edificios se encuentran «deteriorados y envejecidos por culpa de la mala inversión socialista».
«Sin embargo, no escatiman en gastos de personal, que en 2009 alcanzaron los 24.509.963 euros, cuando la cantidad presupuestada inicialmente era de 14.142.103 euros», recriminó López Nieto.
La diputada del PP recordó que el grupo popular ha presentado un plan de mejora aplicado a los centros sociales que se presentó al equipo de Gobierno para que se tuviera en cuenta en la redacción de los presupuestos «y que fue abiertamente ignorado».
«Entre otras cuestiones, proponíamos una inversión mínima de 1,1 millones de euros para el arreglo de las cocinas de los centros, cuya situación es lamentable e impropia de unas instalaciones que ofrecen atención y cobijo a nuestros mayores», concluyó.
Información facilitada por PP Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí