El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto por la patronal de la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Edificios de Granada y por la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Construcción y Obras Públicas (ASOPYMEC) fallando a favor de los trabajadores del sector y de los sindicatos UGT y CCOO, obligando a la patronal a abonar los atrasos salariales que adeudan a los trabajadores del sector.
La patronal debe abonar la cuantía que fija el convenio general del sector (2% de IPC previsto más 1,5%) para el año 2009 y la misma cuantía más el 1,5% de atrasos sobre el presente año 2010.
Esta sentencia lo que viene a reconocer, según ha explicado el responsable de Empleo de Fecoma Andalucía, es que «todos los argumentos que han utilizado los empresarios para escamotear el cumplimiento del convenio no tienen acogida jurídica».
Desde CCOO «entendemos que se ha perdido un tiempo en el que los trabajadores han dejado de percibir unas cantidades que les correspondían y que la negociación colectiva estaba reconociendo». Por ello, el responsable de Empleo de Fecoma CCOO de Andalucía ha instado a los empresarios a que no sigan dilatando más la solución de este problema que pasa por la firma del convenio y la aplicación para los trabajadores de Granada de los incrementos fijados en su día.
Por su parte, Francisco Ruiz-Ruano, secretario general de la Federación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT Granada, ha aclarado que la cantidad que los empresarios deben abonar a los trabajadores de la construcción en Granada es de unos 28.369.000 € sólo en concepto de atrasos por el salario base de 2009, sin incluir pluses, gratificaciones, etc. (que también se reconocen en la sentencia del TS), y sin incluir tampoco la subida del 1,5% correspondiente a los atrasos del año 2010. Ha recordado que esta subida del 3,5% también debe abonarse a los más de 7.000 trabajadores del sector que ya no están trabajando por la crisis, pero si lo hicieron en 2009, por lo que los ha animado a reclamar estas cantidades, para lo que ha puesto a su disposición los servicios jurídicos del sindicato.
Considera que la actitud de las dos patronales granadinas de la construcción (ASOPYMEC y ACP) ha sido una estrategia para no negociar el Convenio Colectivo de la Construcción, pero que les ha dado un resultado baldío. Y además, ha advertido que desde UGT se está estudiando la posibilidad de reclamarles tanto daños y perjuicio como intereses por demora, porque no es posible que la actitud empresarial en este conflicto quede impune.
Por último, ha reiterado que la postura de UGT ha sido siempre la del diálogo, la del consenso, la de la lealtad, y la de cumplir lo pactado, por lo que ha hecho un llamamiento a los empresarios a que regresen a este camino, y se sienten de una vez a negociar el articulado del Convenio Colectivo con los sindicatos de clase. Información facilitada por CCOO Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí