GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en lo que va de año a 49 personas en Granada por denunciar delitos falsos que provocan la puesta en marcha una serie de mecanismos policiales y judiciales cuyo gasto y esfuerzo se detrae de otros delitos donde sí hacen falta.
Los agentes han detectado que en numerosas ocasiones estas denuncias falsas persiguen que las compañías aseguradoras paguen indemnizaciones a los denunciantes, por lo que además de por simulación de delito, éstos últimos son puestos a disposición judicial como presuntos autores de un delito de estafa.
Así le ocurrió, por ejemplo, a uno de los dos detenidos el pasado lunes a raíz de que el denunciante, no sólo aludiera al falso robo de su vehículo todo terreno para eludir responsabilidades en un accidente de tráfico que él mismo había provocado, sino que también solicitó a su compañía aseguradora que se hiciera cargo de los daños que había sufrido su vehículo tras el «robo», informó el Instituto Armado en un comunicado.
En la mayoría de las ocasiones, no obstante, el o la denunciante simulan haber sido víctima de un robo para que su seguro le indemnice por la sustracción de unos objetos que aún siguen en su poder.
Sirva como ejemplo un vecino de Belicena que denunció el pasado mes de mayo que le habían robado en su casa y que le habían sustraído 3.000 euros en efectivo, joyas y un ordenador portátil. La Guardia Civil ha averiguó después que todo era falso y el detenido acabó confesando que pretendía conseguir que su compañía de seguros le indemnizase por el robo.
Una situación similar se produjo en Loja el pasado mes de marzo, cuando una mujer de 33 años denunció que había sido víctima de un robo y que autores desconocidos le había sustraído de su domicilio joyas y electrodomésticos valorados en más de 6.700 euros. La Guardia Civil descubrió que el robo era falso, ya que la mujer pretendía cobrar una generosa indemnización de su compañía de seguros.
ESTAFA DEL SEGURO
El caso más llamativo de los que pretenden estafar a sus seguros ocurrió, no obstante, el pasado mes de febrero en la localidad de Jun. El detenido denunció ante la Guardia Civil de Maracena que UNOS desconocidos había forzado una puerta de su vivienda y le habían robado mobiliario y efectos valorados en más de 17.000 euros.
La Guardia Civil encontró durante la inspección ocular indicios inusuales en un robo de estas características, como los escasos daños que presentaba la puerta en teoría forzada y, lo que todavía resultaba más sospechoso, que en una vivienda deshabitada, sin luz y cuyo aspecto denotaba abandono, albergara la cantidad de muebles y efectos que supuestamente habían sustraído.
Cuando la Guardia Civil solicitó al denunciante que aportara facturas de todo lo robado, éste presentó una factura de muebles comprados en un establecimiento granadino, y los agentes comprobaron que esos muebles aún los estaban fabricando, por lo que de ninguna manera pudieron ser robados del domicilio del detenido. La Guardia Civil también comprobó que el denunciante había recibido una indemnización superior a los 10.000 euros a la vista de esas mismas facturas de su compañía de seguros.
ELUDIR RESPONSABILIDADES
En otras ocasiones, los denunciantes pretenden desviar la atención de otros delitos y así eludir su responsabilidad, como el caso de una mujer de 39 años de edad, de Churriana de la Vega, que denunció la falsa sustracción del coche de su madre para intentar ocultar que con dicho había participado en el robo de un bar de Albolote.
O como el caso de un vecino de Loja que fue detenido el pasado mes de mayo por denunciar que dos individuos armados con una navaja, tras intimidarle, le arrebataron el coche que conducía, de alquiler, cuando en realidad el denunciante había vendido este vehículo en la ciudad marroquí de Casablanca.
También están los que denuncian falsos delitos de robo para ocultar a sus parejas que se han gastado el dinero en «otras actividades», como puede ser máquinas tragaperras O el que denuncia haber sido víctima de una estafa a través de su tarjeta de crédito para ocultar que se había gastado más de 2.200 euros durante una noche de farra en un club de alterne granadino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí