GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada iniciará su proyecto de mejora en el cerro de San Miguel con la intervención en cuatro cuevas ruinosas de propiedad municipal cuyos dueños las han abandonado al darse cuenta de que «corren peligro», según ha informado a los periodistas la titular del área, Isabel Nieto (PP).
La actuación supondrá el sellado de las cuevas con tierra y está pendiente de que la empresa adjudicataria presente el proyecto para su aprobación por parte del Ayuntamiento, lo que podría suceder la semana próxima, ya que se trata de una intervención impulsada por vía de urgencia y por motivos de seguridad.
La decisión ha sido consensuada con la Delegación de Cultura de la Junta en Granada para no romper el paisaje del cerro, que se caracteriza por estas oquedades y está enclavado en el tradicional barrio del Sacromonte, de modo que cualquier intervención deberá ajustarse al Plan Especial Albaicín.
De hecho, Cultura ha solicitado a la entidad local que elabore un informe detallado de los materiales y la maquinaria que va a emplear en cada una de estas cuevas para garantizar la protección de este patrimonio.
Nieto ha confirmado este miércoles que la actuación se realizará de forma individualizada y ha reconocido que la principal dificultad con la que se ha encontrado hasta ahora es identificar a los propietarios legales de las cuevas. Para ello, se ha iniciado un expediente de patrimonio –paralelo al del Servicio de Ruinas– para dar con el paradero de los dueños de estas casas troglodíticas.
No obstante, la edil ha avanzado que actuará en las cuevas «siempre que sea necesario» porque «la seguridad de las personas es lo primero», independientemente de si el propietario es el Consistorio o un particular.
El Ayuntamiento de Granada inició un proceso de desalojo y sellado de cuevas ruinosas en el pasado mes de agosto, después de que la Gerencia de Urbanismo elaborara un informe en el que alertaba de que de las 53 grutas propiedad de Emuvyssa, 50 sufren riesgo de derrumbe. El trámite se abrió a exposición pública y ahora tendrá que superar los requisitos que exige la Junta de Andalucía.
El informe de Urbanismo, que se elaboró a raíz del temporal del pasado invierno, ponía de manifiesto que la mayoría de las cuevas, que están ocupadas de forma ilegal, no tenían luz ni agua corriente, aunque el documento no es compartido por algunos de los propietarios legales, quienes aseguran que sus hogares no han sido inspeccionados por dentro y, por tanto, no se puede acreditar su situación de ruina, la cual niegan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí