GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil se ha incautado de una plantación de «cannabis sativa» que fue descubierta después de detener a dos personas que fueron sorprendidas robando en un cortijo del término municipal de Sorvilán (Granada). Las 59 plantas de marihuana decomisadas por los agentes se encontraban detrás de la valla que cercaba el cortijo y que los presuntos ladrones, dos jóvenes de nacionalidad lituana, habían cortado.
El arresto se produjo durante la madrugada del pasado sábado, cuando una patrulla sorprendió a los jóvenes junto a la valla de un cortijo con unos alicates de corte en la mano. Al comprobar que la valla había sido cortada con la presumible intención de acceder a dicho cortijo para robar, fueron detenidos por un posible delito de robo en grado de tentativa, ha informado en una nota el Instituto Armado.
Cuando a la mañana siguiente la Guardia Civil acudió al cortijo para realizar una inspección ocular más minuciosa, los agentes del Área de Investigación de Levante comprobaron que detrás de la valla rota había un bancal en el que crecían 39 plantas de «cannabis sativa» de unos dos metros de altura; y al inspeccionar el cortijo, descubrieron 15 plantas más en maceteros.
La propietaria del cortijo manifestó a la Guardia Civil que las plantas eran de sus dos hijos, que actualmente residen en la localidad almeriense de Adra, y que fueron por ello detenidos por la Guardia Civil de La Mamola como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo y elaboración de droga.
DESCUBIERTA OTRA PLANTACIÓN EN LÚJAR
Por otra parte, la Guardia Civil de Castell de Ferro y la de Albuñol han descubierto en un invernadero ubicado en el paraje conocido como Cuesta de Adra, de Lújar, una plantación con 30 plantas de «cannabis sativa» de aproximadamente dos metros de altura, y han detenido al propietario de la plantación.
Cuando el ahora arrestado vio las dos patrullas de la Guardia Civil acercarse al invernadero, se puso a gritar muy nervioso: «¡Aquí no entra ni Dios! ¡Habéis venido a por la marihuana! ¡Pues no os la vais a llevar!», a la vez que con un hacha intentaba destrozar las plantas, con tal brío que uno de los golpes acabó provocándole una herida en la pierna, lo que de alguna manera ayudó a que se calmara, y finalmente accediera a que los agentes decomisaran las plantas de «cannabis».
Posteriormente tampoco puso reparos en acompañar a los guardias civiles hasta el acuartelamiento de Castell de Ferro en calidad de detenido por un supuesto delito contra la salud pública. Se trata de un hombre de 44 años que cuenta en su haber con 14 detenciones anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí