GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)
La Sección Primera de la Audiencia de Granada acoge este martes el juicio contra una mujer de 57 años acusada de captar chicas de nacionalidad brasileña a las que facilitaba su viaje a España para que se prostituyeran en dos clubes de alterne que regentaba en la capital granadina, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de 24 años y seis meses de prisión y multa de 37.900 euros.
La Fiscalía de Granada atribuye a María D.O.C un supuesto delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros, otro contra el derecho de los trabajadores, tres delitos relativos a la prostitución y otro contra la salud pública, ya que en el registro de uno de sus locales fueron hallados 146,12 gramos de cocaína que usaba «para la venta a los clientes que lo solicitaban»
Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que tuvo acceso Europa Press, María D.O.C., ofertó a cuatro mujeres brasileñas, en connivencia con terceras personas domiciliadas en Brasil, trabajo en la prostitución «con la promesa de ganar mucho dinero», una vez saldasen la deuda contraída con ella, dado que era quien les facilitaba los pasajes en calidad de turistas y gastos del viaje que después le entregarían.
Una vez en España, las recogía personalmente en el aeropuerto, ya fuera en Madrid o en Málaga, y a bordo de una furgoneta de su propiedad, con la finalidad de lucrarse con el ejercicio de la prostitución de estas mujeres, «las retenía sus pasaportes para evitar que abandonaran su actividad, al carecer de documentación y saber de la ilegalidad de su situación en España y su imposibilidad de costear el viaje de vuelta ante la carencia de ingresos, lo que les había llevado a aceptar el trabajo a sabiendas de que iban a prostituirse».
Ya en Granada, les informaba de las condiciones que estaban obligadas a cumplir y que eran «más gravosas» de lo ofertado en un primer momento, dado que si bien todas habían sido informadas de las tarifas de los servicios, no les entregaba cantidad alguna cuando los realizaban, con el pretexto de que la mitad del dinero era para pagar la deuda y la otra mitad por el alojamiento y manutención.
Las mujeres generaban más deuda cada vez que precisaban hacer algún gasto, con lo que la acusada se aseguraba de que continuaran ejerciendo la prostitución y así poder seguir lucrándose, añade el escrito del fiscal.
24 HORAS TRABAJANDO
«Les obligaba a trabajar 24 horas», se les controlaba cada uno de los servicios prestados, se les sancionaba económicamente si no trabajan argumentando «excusas» como la menstruación y tenían que compartir una misma cama para tres o cuatro personas, lo que les llevó a establecer turno para poder dormir ante la falta de espacio.
Cuando, el 13 de septiembre de 2009, se obtuvo autorización para registrar los dos locales regentados por la acusada, ambos en la capital, se hallaron los pasaportes de dos de las cuatro víctimas; dos balanzas de precisión; dinero en metálico, dos terminales TPV, así como 146,12 gramos de cocaína, con un precio de 59,65 euros el gramo en el mercado ilícito.
Además de las penas de prisión y multas solicitadas, el Ministerio Público requiere la clausura temporal de los dos locales regentados por María D.O.C. durante tres años, así como la destrucción de las sustancias intervenidas, comiso del dinero y la furgoneta propiedad de la acusada, que permanece privada de libertad por esta causa desde el pasado 16 de octubre de 2009.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí