GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)
La Diputación Provincial de Granada ha dado de plazo hasta el próximo 15 de septiembre a la familia de José Guerrero para que decida qué hacer definitivamente con el legado del pintor granadino. Le ha ofrecido dos opciones, la de crear una fundación pública en la que la institución provincial tenga al menos el 51 por ciento de participación y que esté abierta a otras instituciones o la de una fundación privada, en la que la Diputación tan sólo aportaría el Centro Guerrero y alguna cantidad económica puntual, las dos con la condición de que la obra pictórica permanezca en la ciudad al menos todo el año 2011.
De no prosperar el acuerdo y si finalmente los herederos no aceptan las últimas propuestas hechas por la Diputación en ese plazo, ésta entenderá como «finalizado» el comodato suscrito entre ambas partes –que ya expiró jurídicamente el 31 de diciembre del pasado año– y procederá a la preparación de embalaje y seguridad del fondo con el que ahora cuenta el Centro José Guerrero para su devolución «en el lugar y a la persona» que se indique por parte de la familia, «sin perjuicio de las actividades expositivas que quedan por desarrollar en el marco de la programación del año 2010», fecha en la que precisamente se cumple el décimo aniversario del centro.
Así se lo ha hecho saber la Diputación a los abogados de la familia en una carta remitida este martes, después de que la institución haya tenido que hacer «todas las concesiones» a los herederos, incluida la de que la obra sea cedida a la Fundación y no a la entidad pública, como inicialmente se había acordado.
Según ha explicado en rueda de prensa la diputada provincial de Cultura, María Asunción Pérez Cotarelo, es necesario tener claro el futuro del fondo Guerrero para que se puedan hacer las consignaciones presupuestarias necesarias y programar las actividades del centro. De hecho, la familia ha advertido de que retirará los fondos de su propiedad antes del mes de marzo del próximo año, lo que situaría a la Diputación en un escenario complicado en lo que al Centro Guerrero se refiere.
De esta forma, la institución entiende que podría ser posible, como primera opción, la creación conjunta con la familia de una fundación pública en la que la Diputación –con PSOE, IU y PP representados– tuviera al menos un 51 por ciento de representación «ya que es la Diputación la que aportaría el cien por cien del presupuesto, el personal y el propio centro». Este organismo, que estaría abierto a otras instituciones como el Ministerio de Cultura, la Junta de Andalucía o la Universidad de Granada (UGR), contaría con un Patronato –del que formarían parte las instituciones, expertos y los fundadores–, y consejos de Mecenazgo, de Familia y de Asesores.
La segunda posibilidad es que se suscribiera, antes del 15 de septiembre, un acuerdo por el que la familia constituyera una fundación en la que la Diputación participara en la cesión del edificio que alberga el actual Centro Guerrero, en la calle Oficios de la capital granadina, con la puerta abierta a aportaciones de colaboración financiera para el desarrollo de alguna de sus actividades. Sea como fuere, la Diputación es inflexible en que los herederos tienen que comprometerse en que mantendrán la obra del pintor en Granada al menos durante todo el próximo año. «Otra situación distinta sobre la permanencia del legado no la podemos aceptar como institución».
«PESIMISMO»
La tercera vía sería inevitablemente que el 15 de septiembre la familia se llevara de Granada el legado, una opción que «no es la que queremos», según ha manifestado la diputada provincial, que sin embargo es «pesimista» en que las negociaciones, que se han mantenido durante casi un año salvo con un paréntesis tras la muerte de Lisa Guerrero, acaben finalmente en buenas noticias para la ciudad.
«No se puede mantener una negociación que no va adelante y que está basado en algo artificial. Tenemos que tener claro qué va a pasar. Nosotros hemos hecho todo lo posible para que el legado siga aquí, incluso hemos aumentado el presupuesto al centro en tiempos de crisis», ha incidido Pérez Cotarelo, que advirtió de que, sin compromisos concretos de la familia, la Diputación no tiene «margen» para garantizar una programación para el Centro Guerrero para el próximo año.
El director del área de Cultura, Jorge López, también ha afirmado que la Diputación no puede vivir en esta «incertidumbre» y ha apuntado que los herederos han puesto además como condición, en el caso de que se creara una fundación pública, que la institución provincial garantizara la adhesión de otras entidades públicas antes del 31 de marzo, algo bastante difícil de cumplir teniendo en cuenta que será época de elecciones municipales. De acabar las negociaciones finalmente con la marcha del legado del pintor, la Diputación no descarta continuar con su proyecto de Fundación de Arte Contemporáneo.
Además, teniendo en cuenta que la familia sólo tiene la intención de donar obras a la Fundación y no a la Diputación, la institución estaría dispuesta a adquirir «La brecha de Víznar» para incorporarla al patrimonio cultural provincial por su importancia y su relación con Federico García Lorca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí