GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
La defensa de Miguel Montes Neiro, considerado el preso común más antiguo de España tras haber enlazado condenas que le han llevado a estar entre rejas desde hace 34 años, pedirá al Ministerio del Interior su indulto, ya que, según su abogado, ha cumplido el plazo máximo de 20 años en prisión y no se le ha contabilizado el tiempo que ha permanecido en preventiva.
La petición será paralela a la solicitud que en julio ya presentó su letrado, Félix Ángel Martín García, ante la Audiencia Provincial de Granada para que sea decretada por las mismas razones su salida de la cárcel. Para el abogado, Montes Neiro, que no tiene delitos de sangre, es una «víctima» del sistema y un «ejemplo claro» de que éste falla en su caso, según indicó en declaraciones a Europa Press.
El preso ha llegado a cumplir incluso más tiempo en la cárcel de manera preventiva, mientras esperaba juicio, que la condena que después le ha impuesto el tribunal que lo ha juzgado y no ha podido disfrutar de los permisos penitenciarios que le correspondían ni de beneficio penitenciario alguno.
El abogado cree que su defendido, con 60 años, no es un individuo peligroso y no pide indemnización alguna aunque considere que es una «injusticia» que no le sean refundadas las condenas y pueda salir por fin al exterior.
Montes Neiro, que ha estado cumpliendo pena de cárcel desde el 7 de octubre de 1976 por una veintena de causas –con cinco periodos en los que permaneció fugado–, desea reunirse con su hermana Encarnación, que lleva pidiendo desde hace años justicia para su hermano, aunque es consciente «de que el mundo ha cambiado mucho desde 1976, que la gente viste distinto y tiene coches y teléfonos modernos».
El preso ha sido condenado en once ocasiones, la más grave por un delito contra la salud pública de seis años de cárcel, tal y como señala su representación legal en el escrito presentado ante la Audiencia granadina, en el que reconoce que entre 1978 y 2006 su cliente ha permanecido casi 1.400 días evadido de la justicia y que, según sus cálculos, se le deberían contabilizar 16.822 días en prisión provisional, es decir, 46 años y ocho meses.
En este sentido, argumenta que, según el Código Penal, «el máximo de cumplimiento efectivo de la condena no podrá exceder del triple del tiempo por el que se le imponga la más grave de las penas en que haya incurrido, declarando extinguidas las que procedan desde que las ya impuestas cubran dicho máximo, que no podrá exceder de 20 años».
Montes Neiro ingresó en prisión el 7 de octubre de 1976 y saldrá en mayo de 2012. En 2009 hizo una huelga de hambre de un mes y medio en demanda de asistencia sanitaria. En noviembre de ese año escribió una carta en la que solicitaba que le hicieran «bien» la cuenta sobre su condena. «Más que fugado, estoy cansado de soportar tanta injusticia, tanta sinrazón, tanta trampa. Que cometí delitos es cierto. Pero estoy convencido de haberlos pagado», decía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí