MOTRIL (GRANADA), 30 (EUROPA PRESS)
Los hoteleros de la costa de Granada preparan una intensa campaña de promoción para este otoño e invierno al objeto de atraer a los turistas franceses y nórdicos hasta la comarca, según explicó a Europa Press el secretario de la Asociación de Hoteleros de la Costa Tropical, Rafael Lamelas.
Para alcanzar esta finalidad los empresarios acudirán a las ferias nacionales e internacionales de turismo que se produzcan en estos países, lugar en el que mantendrán contactos con los touroperadores «para que potencien nuestro destino o lo incluyan en sus productos si no contaban con él».
En esta labor, que los hoteleros «van a emprender por su cuenta y riesgo», el sector busca la implicación del Patronato Provincial de Turismo para que les preste su apoyo «dada la importancia que tiene este tipo de acciones para toda la provincia, porque al final el turista que viene de fuera una semana o diez días no se queda todo el tiempo aquí sino que aprovecha para ir a ver la Alhambra y otros pueblos», añadió Lamelas.
Los hoteleros transmitirán a los potenciales turistas «el esfuerzo que desde la comarca costera se realiza tanto en la mejora de las infraestructuras como en la de las riberas o en la ampliación de la oferta de ocio y cultura».
«Queremos que conozcan que por ejemplo en Almuñécar ya se han terminado las obras de los dos aparcamientos que se construían, con lo que ya no hay problemas de ruidos, de polvo ni de estacionamiento y además que justo encima hay dos grandes paseos marítimos para ser disfrutados», indicó Lamelas. En el caso de Motril se dará a conocer la oferta en torno a la cultura del azúcar o la inminente puesta en marcha del museo de historia de la ciudad.
COMBATIR LA ESTACIONALIDAD
Los hoteleros de la costa cuentan con dos bazas para que la ocupación media del otoño e invierno sea «cuanto menos aceptable». La primera de ellas son los grupos del programa del «Imserso». «Estos grupos no nos dejan mucho dinero pero nos permiten estar abiertos y mantener a la plantilla con lo que por lo menos no se pierden puestos de trabajo». El segundo de los instrumentos son los turistas extranjeros.
Los visitantes comunitarios suponen mejor negocio para los hoteles de la comarca aunque en muchas ocasiones también se trata de grupos de mayores. Estos huéspedes pagan un precio más ventajoso que la tarifa oficial del establecimiento, aunque bastante mayor que el de los usuarios del «Imserso», lo que permite a las empresas ampliar el margen de beneficios.
Otra de las ventajas es que en muchas ocasiones las estancias son de hasta dos semanas y reservadas con antelación lo que permite a los hoteles llevar una mejor planificación y asegurarse la ocupación
Los turistas extranjeros buscan en los otoños e inviernos de la costa tropical de Granada la tranquilidad, relajarse y disfrutar de un clima mucho más templado que el que padecen ellos en sus países de origen durante los otoños e inviernos.
A parte de los grupos del «Imserso» y los de extranjeros, la otra gran baza de los otoños e inviernos «son los jóvenes y los matrimonios con uno o dos hijos», aunque las mayores ocupaciones de estos colectivos se producen durante los fines de semana o los puentes, según precisó Lamelas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí