GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)
El portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, ha acusado al alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), de ser «el único responsable de la huelga de autobuses en la capital, y de los perjuicios que provoque a los granadinos, simplemente porque no quiere o no se atreve a plantarle cara a la empresa Rober, que sigue ganando millones cada año a costa de los granadinos».
En una nota de prensa, IU recordó que los trabajadores de esa empresa han convocado una huelga anunciada para el próximo 12 de septiembre y los viernes finales de cada mes «como consecuencia de los planes municipales para fragmentar el servicio», una situación que «podría desembocar en una nueva huelga de transporte público en la capital».
Según indicó IU, el proyecto de fragmentación del servicio, que entró en vigor el viernes, supone la subcontratación a Alhambra Bus de las líneas nocturnas 101 y 121, así como del F, que atiende a El Fargue.
Alhambra Bus pertenece a los mismos dueños que Rober, según indicó IU, «pero al ser una entidad distinta, no está sujeta al convenio laboral ni al pliego de condiciones de la empresa madre», por lo que «las condiciones del servicio que presta la empresa son peores y además sus trabajadores realizan sus tareas en peores condiciones laborales», algo que ha denunciado el comité de empresa de Rober, según IU.
Por todo ello, Puentedura calificó la operación de «una verdadera chapuza que enriquece a los dueños pero que perjudica por igual a trabajadores y vecinos y que sólo busca ahorrar unos euros ante la situación de casi bancarrota a la que Torres Hurtado ha llevado al Consistorio».
Puentedura adviertió, asimismo, de la «dudosa legalidad» de esta iniciativa, ya que el acuerdo plenario, de mayo de 1996, por el que se creó Alhambra Bus, «tan sólo permitía a esta empresa la operación de líneas turísticas para atender el transporte a La Alhambra, el Albaicín y el Sacromonte», motivo por el cual la coalición de izquierdas «está estudiando la posibilidad de impugnar judicialmente el acuerdo».
«IU ya advirtió en 1996, cuando PP y PSOE aprobaron la creación de Alhambra Bus, del peligro que suponía abrir la puerta a la fragmentación del servicio. Ahora se inicia el camino para tener autobuses de primera y autobuses segunda, según de qué barrio se hable», afirmó Puentedura, quien manifestó su total apoyo a los trabajadores de la Rober en su postura contraria al traspaso de líneas.
«Parece mentira que los trabajadores se preocupen más de la calidad del servicio que se ofrece a los granadinos que el propio alcalde», concluyó Puentedura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí