GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
Diversos colectivos ecologistas y ciudadanos han realizado una «excursión de protesta» por varios parajes de Sierra Nevada (Granada) para mostrar su rechazo a las obras que se están realizando en este espacio natural con motivo de la celebración de la Universiada 2015 por considerar que el proyecto tendrá «graves» consecuencias medioambientales.
Varias decenas de personas han participado este jueves en este primer acto reivindicativo de la llamada Asamblea contra la Universiada y en Defensa del Agua, que está compuesta por Ecologistas en Acción, la plataforma Salvemos La Vega y ciudadanos de Monachil y Dílar (Granada) que temen que el proyecto «altere de manera irreversible los ciclos hidrológicos de los ríos» que pasan por sus pueblos, según informaron fuentes de la citada asamblea.
Estos colectivos, que han recorrido las zonas de la Hoya de la Mora, carretera de Borreguiles y la balsa Zahareña en señal de protesta, afirman que las máquinas de la empresa pública que gestiona la estación de esquí, Cetursa, están construyendo un túnel subterráneo y una gigantesca balsa de almacenamiento de agua y para ello se «están abriendo kilómetros de zanjas, arrasando sabinares, manzanilla de la Sierra y todo lo que encuentran a su paso».
Los manifestantes también se han mostrado en contra del Plan Estratégico 2010-2017 en el que están recogidas estas obras, al asegurar que «con la excusa de la Universiada se quiere seguir llenando la sierra de pistas, remontes, tuberías y cañones de nieve, y la Vega de viviendas, hoteles y carreteras».
La Asamblea también ha mostrado su preocupación por la supuesta intención de Cetursa de «apropiarse» de las aguas de los ríos Dílar y Monachil para alimentar los 670 cañones de nieve artificial que está previsto instalar en los próximos años.
Aseguran que este proyecto alterará «de manera irreversible los ciclos hidrológicos de los ríos Dílar y Monachil. Los 121 litros por segundo que quieren sacar del río Monachil, con un caudal total de 148 litros por segundo, unidos a los que extraen del de Dílar, significará una importante reducción de ambos caudales, lo que pone en peligro acuíferos, fuentes y acequias».
Además, estos colectivos sostienen que la actividad agrícola que aún subsiste en estas cuencas «se vería seriamente afectada, pues, al amparo de la nueva Ley de Aguas, el uso industrial pasaría a tener prioridad sobre los usos agrícolas, a pesar de que Cetursa asegura que sus planes son totalmente compatibles con los regadíos situados aguas abajo», añadieron las mismas fuentes.
Así, la asamblea ha reclamado a las administraciones que depuren las aguas residuales de la estación de esquí de Pradollano y de los pueblos Monachil y Dilar; que se respeten los derechos históricos de las comunidades de regantes y que se respete la agricultura como un medio de conservación del paisaje, el medio ambiente, la cultura y el estilo de vida de los pueblos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí