Un técnico visita a los propietarios «legales» cuyas cuevas no fueron inspeccionadas
GRANADA, 17 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada ha abierto el periodo de exposición pública del proyecto elaborado por la Gerencia de Urbanismo para desalojar y sellar las cuevas ruinosas que se asientan en el Cerro de San Miguel de la capital, después de que un informe elaborado por este departamento revelara el pasado abril que 50 de las 53 grutas existentes sufren riesgo de derrumbe.
Este informe, que se elaboró a raíz del temporal del pasado invierno, ponía de manifiesto que la mayoría de las cuevas, que están ocupadas de forma ilegal, no tenían luz ni agua corriente, aunque el documento no es compartido por algunos de los propietarios legales, quienes aseguran que sus hogares no han sido inspeccionados por dentro y, por tanto, no se puede acreditar su situación de ruina, la cual niegan.
La entidad local ha reconocido este martes la posibilidad de que la ausencia de algunos de los moradores de las cuevas impidiera en su día inspeccionar su interior, por lo que un técnico municipal se ha desplazado esta mañana hasta la zona a petición de algunos propietarios para completar su informe, según informó hoy a los periodistas el concejal de Mantenimiento y alcalde en funciones, Vicente Aguilera (PP).
«Lo que se ha hecho es actuar por la seguridad de estas personas» porque «no queremos que las cuevas o el cerro se vengan abajo» pero no actuaremos hasta que no esté acordado y por eso hemos abierto un periodo de alegaciones», replicó Aguilera tras ser preguntado por el malestar de los moradores legales de las cuevas.
VÍA ADMINISTRATIVA
Esta situación se produce después de que la entidad local culminara hace unos meses el proceso de permuta del Cerro de San Miguel con la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Granada (Emuvyssa) para que estos terrenos pasen a ser de propiedad municipal y se pueda proceder al «desalojo administrativo» de las 50 cuevas «ruinosas» que se asienta en esta parcela.
Este procedimiento es «más ágil» que volver a acudir a la vía judicial, puesto que el Juzgado ya denegó en su día a Emuvyssa el permiso de desahucio porque fue «imposible» identificar a los ocupas y, por tanto, remitirles la preceptiva notificación.
«Los moradores de las cuevas no son personas fijas» y rehúsan identificarse ante los funcionarios, de modo que la entidad local ha optado por hacer de su propiedad esta parcela rústica para «poner orden» y comenzar a esbozar un proyecto que la revalorice como zona turística.
La idea es identificar a todos los propietarios legales e instarles a tomar las medidas oportunas para garantizar la estabilidad de sus viviendas, mientras que el resto de las cuevas serán selladas con tierra para evitar su ocupación y permanecerán de este modo hasta que el Ayuntamiento decida qué destino darles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí