GRANADA, 04 (EUROPA PRESS)
La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Dragados y Tecsa, responsables de la construcción del tramo del AVE a su paso por Loja (Granada) interrumpió ayer el vertido de aguas al río Salado como consecuencia del desbordamiento de las balsas de decantación de la obras y transportó el excedente en cubas hasta la depuradora de Antequera (Málaga). Ha negado además la existencia de agentes tóxicos en este vertido «puntual».
A través de un comunicado, las empresas implicadas en la ejecución del tramo Arroyo de Viñuela-Quejigares de la línea de Alta Velocidad Antequera-Granada han querido aclarar que siguieron el protocolo establecido para este tipo de situaciones, circunstancia que –según aseguran– «ha sido comprobada por las distintas autoridades en la materia que se personaron en el punto de la incidencia (Policía Autonómica, Policía Local y Seprona, así como la Guardería del Coto de Pesca), quienes han podido constatar el control pleno de la situación, así como «la inocuidad del aporte».
En este sentido, las empresas precisaron que las aguas provenientes de la excavación contenían limos en suspensión como consecuencia del arrastre producido por el exceso de aporte hídrico a dichas balsas. Para la resolución de la incidencia se bombearon las aguas a unas cubas para su posterior traslado hasta la depuradora municipal de Antequera de cara a su tratamiento definitivo.
Así, La UTE formada por Dragados y Tecsa ha defendido su actuación y ha manifestado «su firme y decidido» compromiso en el cumplimiento estricto y riguroso de las instrucciones emanadas de las autoridades en la materia.
Las declaraciones de las empresas responsables del tramo Arroyo de Viñuela-Quejigares del AVE se producen después de que el pasado lunes una máquina que trabaja en la zona perforara de forma accidental un venero y liberara alrededor de un millón de litros de aguas subterráneas que desbordaron las balsas de decantación y acabaron en el caudal del río Salado.
La diputada nacional del PP por Granada Concha de Santa Ana ha achacado esta circunstancia a que en la obra no se han aplicado las medidas correctoras y preventivas que recogía la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto, como instalar filtros en las balsas de decantación para evitar que los vertidos lleguen hasta las aguas subterráneas de la zona y hacer uso de depuradoras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí