GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía Provincial de Granada ha anunciado este lunes su intención de recurrir la sentencia del Juzgado de lo Penal 6 de Granada que absolvió de los delitos de maltrato y amenazas al presunto asesino de Rafaela Rueda Contreras, que murió el pasado jueves a consecuencia de los golpes que le dio su ex pareja con una azada, según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio Público.
El titular de este juzgado, Ernesto Carlos Manzano Moreno, no creyó en el juicio que se celebró el pasado 21 de junio a la víctima por su «excesiva parquedad» y «escasísima pasión». En el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, el magistrado pone además en duda el testimonio de la mujer en cuanto a la supuesta agresión que recibió del que era su pareja sentimental, puesto que el parte de lesiones «sólo» objetiva «un mínimo hematoma» de «sólo 1 centímetro en un brazo», «dejando pues sin corroboración objetiva alguna esos otros puñetazos en los costados y empujones que la querellante refirió en su denuncia».
La Fiscalía había pedido en sus conclusiones definitivas una pena de dos años de prisión, privación del derecho de tenencia y porte de armas para el agresor y prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 200 metros por los delitos de lesiones en el ámbito familiar y amenazas, mientras que la acusación provisional solicitó la misma pena y prohibición de acercarse a la mujer a menos de 400 metros, y la defensa solicitó la libre absolución.
Rafaela Rueda Contreras, que murió antes de conocer el contenido de la sentencia, había presentado el pasado 1 de junio una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Pinos Puente en el que alertaba de que su pareja de hecho, Juan Heredia Fernández–que permanece en prisión preventiva– la había insultado y amenazado con una escopeta en el domicilio que ambos compartían en la noche del 29 de mayo. El hombre la acusaba de tener un amante y le había dicho que «si no era para él no era para nadie». Además, a la mañana siguiente, según denunció Rafaela, le había propinado puñetazos en los costados y empujones.
Sin embargo, para el juez Manzano, tras el juicio, «lo único que ha podido quedar acreditado» es que sobre las 18,20 horas del 30 de mayo se le apreció a Rafaela un hematoma de 1 centímetro en el brazo izquierdo, «cuya data, origen y forma de producción no han quedado suficientemente esclarecidos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí