GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
La Universidad de Granada (UGR) comenzó el pasado año a notar las consecuencias de la crisis en cuanto a las dificultades que atraviesan las administraciones públicas (el Estado y la Junta de Andalucía) para hacer frente a sus deudas y tiene pendientes de cobro un total de 97,8 millones de euros, lo que supone que ha percibido el 77,85 por ciento de lo que se le debe. Asimismo, aunque prevé «salir adelante razonablemente» en 2010, cuenta con «problemas que atajar» en el capítulo de gastos de personal, que en 2009 alcanzó los 264,8 millones de euros, un 7,89 por ciento que en el año anterior.
Así lo señaló hoy en rueda de prensa el gerente de la institución académica, Florentino García Santos, que consideró que es necesario ahorrar en lo que denominó «servicios extraordinarios ineficientes» y puso como ejemplo la apertura de centros docentes en periodos en que apenas son frecuentados, como en domingo o en los meses estivales; o «evitando algún tipo de contrataciones»; e incluso «controlando la propia tasa de jubilación», para lo que pidió además un esfuerzo de «arrimar el hombro» para un futuro a los departamentos.
A pesar de todo, la UGR ha conseguido hacer una «política de ahorro muy eficaz», según destacó el rector, Francisco González Lodeiro, que incidió en que no se ha escatimado en el fomento de la investigación ni en la docencia, manteniendo las prácticas y aumentando las ayudas a los estudiantes, en los planes propios y en los programas de movilidad, como en las becas Erasmus.
En su opinión, es un «derroche» que se mantengan los centros abiertos en verano y que por ello haya que pagar a conserjes y horas extraordinarias; por eso se ha planteado como alternativa instalar un sistema mecánico que permita la entrada a los docentes y no conlleve más gastos. «Siempre garantizando que la Universidad está funcionando», precisó el rector, que reconoció que estas medidas pueden ser «poco populares» entre algunos sectores pero necesarias para que «el servicio público no se venga abajo».
El presupuesto de la UGR correspondiente al ejercicio 2009, el primero que elaboró y ha ejecutado el equipo de gobierno de González Lodeiro, ascendió a un total de 602,3 millones de euros y arrojó un saldo presupuestario de 34,4 millones –producto de la resta entre los ingresos y los gastos netos e indicador de que la institución se está gestionando con «equidad intergeneracional», pensando en las generaciones futuras–.
La institución consiguió el pasado año una recaudación líquida de 343,9 millones de euros, pero tiene pendientes de cobro 97,8, lo que se traduce en un grado del 77,85 por ciento. Pagó no obstante 391,8 millones de euros y tiene pendientes de pago 15,4, lo que se deriva en un grado de pago del 96,2 por ciento. «En 2009 sigue la tónica de que la UGR paga mejor que cobra», indicó el gerente.
AHORRO Y SUPERÁVIT
La UGR logró aún así un ahorro de 43,5 millones de euros el pasado año, que es el resultado de la diferencia entre los ingresos reconocidos y los gastos reconocidos y consiguió un superávit de financiación de 38,8 millones, un dato «importante y positivo». El ahorro bruto se situó sin embargo en 30,7 millones, un 32,92 por ciento menos que en 2008.
En el capítulo de gastos, se incrementó en un 7,89 por ciento los gastos de personal en 2009 con respecto al pasado año, situándose en 264,8 millones de euros; las transferencias corrientes se incrementaron un 85,33 por ciento, ascendiendo a 18,7 millones; y descendieron los gastos corrientes en bienes y servicios un 2,5 por ciento, hasta los 36,09 millones; y un 38,24 por ciento los gastos financieros, de 525.043 euros. En ingresos, aumentó en un 12,62 por ciento las tasas de precios públicos –claves para el mantenimiento de la autofinanciación de la UGR–, que ascendieron a 63,58 millones; y descendieron los ingresos patrimoniales un 22,63, hasta los 296,4.
Los gastos de personal suponen para la institución el 82,7 por ciento de los gastos corrientes y el 65,01 de los totales; y los precios públicos le suponen un 12,91 por ciento sobre los ingresos corrientes y un 10,64 por ciento sobre los totales, mientras que sobre los gastos corrientes la ratio alcanza el 14,69 por ciento y en los totales el 11,54 por ciento.
La media de precios públicos por alumno es de 758 euros; el ingreso corriente por estudiante ees de 5.868 euros y el total de 7.125, mientras que el gasto corriente que supone es de 5,166 euros y el total de 6.569. Por otra parte, la Universidad granadina ganó el pasado año en autonomía financiera, que se incrementó en un 19,60 por ciento.
El estado del remanente de tesorería a 31 de diciembre de 2009 ascendió a un total de 206,7 millones de euros, siendo el afectado –el que sólo se puede destinar a lo que inicialmente se estipuló– de 131,4 millones, y el no afectado de 75,1. En lo referente a las deudas con entidades financieras, la que se mantenía desde 2004 se considera amortizada, lo que permitirá a la institución incrementar su patrimonio neto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí