Acuerdan mantener el precio del billete ordinario y repercutir la subida del IVA y el IPC en los bonos
GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada ya está estudiando con la empresa Rober, concesionaria del transporte público en la capital, la incidencia que tendrá la puesta en servicio del metro sobre el funcionamiento de las distintas líneas de autobuses para adaptarlas a las necesidades de la ciudad.
A preguntas de los periodistas, el concejal de Movilidad en el Ayuntamiento, José Manuel García Nieto (PP), explicó que su departamento «lleva tiempo estudiando» este asunto a través de programas informáticos y encuestas a los usuarios para determinar cuáles son las líneas y las paradas más usadas a fin de tenerlo en cuenta de cara a los ajustes que se deban aplicar.
La primera línea del metro tendrá una longitud de casi 16 kilómetros que, además de por Granada, discurrirán por los municipios de Albolote, Maracena y Armilla, por lo que el edil estima que este medio de transporte no tendrá «una gran incidencia directa» en el servicio de autobuses hasta que se pongan en marcha las siguientes líneas.
García Nieto realizó estas declaraciones tras presentar la nueva subida de la tarifa de los autobuses a consecuencia de la subida del IVA prevista desde mañana y al incremento previsto del IPC que se aplicará después del verano, lo que repercutirá en un subida global de 3,13 por ciento en el precio del billete durante el presente año.
Según explicó el edil, se mantendrá el precio del billete ordinario y del Bus Búho (1,20 y 1,30 euros respectivamente), así como la gratuidad de los trasbordos y para los pensionistas, mientras que subirá el bono de cinco euros (dos céntimos por viaje); los de 10 y 20 euros (dos céntimos por viajes); el bono joven (que pasa de 0,47 a 0,48 céntimos) y el bono mensual, que pasará de cobrar al usuario 0,45 céntimos por viaje a 0,49.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí